ECONOMÍA

La costa vaciada de Lanzarote: no hay pescado para tanto pescador

Tras el fin del confinamiento se ha producido un gran incremento en la solicitud de licencias recreativas, pero la biomasa ha descendido de forma alarmante

Foto: Rafael Fuentes.
Saúl García 18 COMENTARIOS 23/07/2020 - 06:24

A mediados del mes pasado, el Cabildo de Lanzarote recordaba que las licencias de pesca recreativa se pueden tramitar a través de la sede electrónica del Gobierno de Canarias. Lo hacía ante el “incremento exagerado”, según fuentes del propio Cabildo, de solicitudes que se estaba produciendo desde el 25 de mayo, cuando comenzó la Fase 3 y se volvió a permitir este tipo de pesca en cualquiera de sus modalidades: desde embarcación utilizando el curricán, pesca submarina a pulmón libre y marisqueo y pesca, desde tierra o con embarcación.

Actualmente se tramitan entre 20 y 25 diarias y ya hay lista de espera hasta el mes de septiembre para poder ser atendido presencialmente. ¿Qué ha pasado para que se haya despertado esta fiebre? Hay razones económicas, de escasez y búsqueda de autosuficiencia y también sociales, de apetencia por actividades al aire libre.

Pero hay otras, porque la pesca está de moda “y también es un gran negocio que mueve en Canarias unos cien millones de euros al año”, señala Rafael Mesa, educador ambiental, buceador del Club Pastinaca y pescador desde niño. Él mismo dice que pidió cita para renovar la licencia hace tres semanas y se la han dado para el 27 de agosto.

En lo que va de año se han solicitado en el Cabildo, aunque las concede el Gobierno, 1.063 licencias. Los primeros días tras la entrada de la Fase 3 fueron una locura. “Había gente con cañas por todas partes”, relata Mesa. Ahora la afluencia ha bajado. El fenómeno del confinamiento ha tenido un efecto de “olla a presión” tanto para gente que tenía la afición aparcada como para el que se quiere iniciar.

Hay algunos lugares especialmente concurridos, como la costa de Mala, la de Tinajo, Los Charcones o Puerto del Carmen, y en las últimas semanas incluso el Puente de las Bolas, en Arrecife, donde no se llegó a aprobar la ordenanza de uso de la marina y donde no se debería pescar. De hecho, la Policía Local está comenzando a advertir a los pescadores de esta circunstancia.

Cuando habla del negocio, lo compara con la pesca de hace tres o cuatro décadas, donde salía cada pescador con una caña y nada más. Ahora hay cañas para cada especie, artilugios, ropa y tecnología japonesa: se pesca menos con carnada viva que con señuelos falsos, en modalidades como spinnig o jigging, que permiten coger pescados de mayor tamaño y no hace falta tener experiencia, basta con revisar alguno de los miles de tutoriales que hay en youtube sobre la pesca de cualquier especie. La pesca deportiva, aunque por motivos diferentes, es un negocio tanto o más lucrativo que la profesional.

El problema, en cualquier caso, es de fondo. El Gobierno no exige ni imparte ningún tipo de formación para obtener la licencia. Basta con pagar la tasa. Mesa cree que se debería rediseñar esa licencia y hacer que el pescador conozca el medio, sus peligros y sus afecciones. Y la realidad es que la curva del pescado en las costas Canarias es descendente.

“Algunos dicen que el pescado va y viene pero las especies bentónicas, como el sargo, el seifio o la cabrilla, que están ligadas a los fondos, “han descendido un ochenta por ciento en Canarias en medio siglo”, dice Mesa, que es buceador, que suele explorar distintos lugares y que ha comprobado por sí mismo la disminución de las pesquerías.

Rafael Mesa apuesta por un cambio de cultura en la gestión de las licencias y en la pesca

“Se habla mucho de la biodiversidad, que es real, se pueden ver muchas especies, pero no se habla de la biomasa, que es el número de ejemplares por especie. Si haces cien inmersiones podrás ver tres pejeperros”, apunta. Habla del fenómeno de “la costa vaciada”.

Cada pescador recreativo puede capturar cinco kilos por día, una condición difícil aunque la gran mayoría la respete. Ante la escasez, Mesa apuesta por un cambio de cultura en la gestión de las licencias y en la pesca: pasar de la depredación al disfrute sin muerte y optar por generalizar la pesca y suelta, que cumple con el requisito de engañar al pez y dejar que la biomasa se mantenga, o en su defecto por capturar lo menos posible, solo lo que se va a consumir. “Que el pescador disfrute, pero no ir a la mar con la premisa de matar” y acabar llenando el congelador de pescado.

Comercialización

En la Reserva Marina de La Graciosa la pesca es más abundante, precisamente por las restricciones, pero se ha dado un fenómeno que revela que la modalidad deportiva, o parte de ella, ejerce una competencia desleal sobre la profesional.

Durante el confinamiento, cuando solo podían pescar los profesionales, no hubo problemas de demanda pero cuando comenzaron a salir los recreativos, algunos pescadores tuvieron problemas para que les compraran todas sus capturas o tuvieron que venderlas más baratas.

La comercialización sigue siendo uno de los puntos débiles de la pesca. De hecho, unas declaraciones a la SER del patrón mayor de La Tiñosa encendieron una polémica con los pescadores deportivos ya que señalaba que para pescar ya estaban los profesionales. Para Mesa, “hacer hincapié en el furtivismo tampoco es justo porque siempre ha existido y no se ha denunciado nunca”.

Comentarios

Como pescador recreativo llevo demandando desde hace un tiempo algún tipo de formación a la hora de expedir la licencia de pesca para que los pescadores conozcan el estado actual de nuestras aguas, tengan contacto con prácticas como la pesca y suelta y aprendan cuando evitar capturar determinadas especies ya sea por escasez o desove. Ahora bien, volvemos a lo de siempre, culpar al pescador recreativo evitando así hablar de las malas artes de la pesca profesional de nuestra isla, en la que se usan un exceso de nasas y trasmallos. Es fácil además ver nuestras pescaderías llenas de pescados que no cumplen las tallas mínimas. En ese sentido, debemos aprender de otras islas vecinas. Se habla en el artículo de modalidades de pesca como el spinning y el jigging, que son las que más están practicando la pesca y suelta y que al contrario de lo que sugiere el artículo no son pescas sencillas, ya que requieren técnica, conocimiento y en general se lucha con peces de mayor tamaño. En resumen, más educación ambiental, más legislación y cumplimiento de la normativa al pescador profesional y recreativo y no culpar solo a un actor de toda esta problemática.
Ni la costa ni el interior de la isla tienen capacidad suficiente para atender la demanda de las miles de personas que quieren establecer su residencia en la isla. La capcidad de carga de la isla debe tener un límites urgente, y nadie ha tenido la valentía de de ponerlo sobre la mesa. No es ser racista, es poder seguir viviendo en una isla pequeña como la nuestra denteo de 50 años. Ignorantes.
Durante el confinamiento la gente estaba obligada a comprar el pescado, cuando se podía pescar te podías pescar tu propio pescado, no hay que ser muy listo para entenderlo, las ventas bajan porque la pesca recreativa es una pesca de autoconsumo, si tú consumes tu propio pescado no tienes que comprarlo
Como no les da vergüenza publicar esto!! Prohíban las pescas de arrastre y y los barcos que triplican sus capturas y dejen en paz a la gente que disfruta de la pesca sanamente con su caña, siempre tapando la verdad que triste...
Soy pescador deportivo y pesco con mi padre cuando podemos ,no por eso vamos a pescar sin más. Pescamos para nosotros, nos señimos a las normas y paso mi día al lado de mi padre divirtiéndonos, ya llevo más de 20 años con la licencia y si que se a notado la bajada de capturas . Pero yo voy a pasar el rato y disfrutar de todo el tiempo del mundo junto a mi padre .si cojemos bien si no nos reímos y nos lo pasamos bien es es mi pesca deportiva los momento.juntona mi gran amigo mi padre
En confinamiento los bares cerrados y los congeladores llenos de pescado de los profesionales, en las pescaderías aumentó la venta a particulares, respecto a la mar ,son los profesionales quienes no respetan, cuatriple de nasas de las que les toca,nasas en las orillas ,cazonales cosidos a la quinta malla transformada en trasmallo y echando cientos de metros y ahora son las cañas las que han quemado la mar...de anzuelo nunca se determinará los fondos
El norte de Lanzarote siempre ha sido rico de pescado ,en los años 70 hubo 3 años que no se pescaba una vieja por que permitieron los trasmallos y cuando los quitaron se reprodujo otra vez,y no habían cañas de pescar ,solo unas pocas
Los islotes hay nasas y trasmallos ,es rico de pescado por que la placa tectónica está comunicada con la sahariana y es rica en nutrientes y las corrientes traen todo tipo de organismos vivos
Los islotes hay nasas y trasmallos ,es rico de pescado por que la placa tectónica está comunicada con la sahariana y es rica en nutrientes y las corrientes traen todo tipo de organismos vivos
No han pensado que la razon de que haya tantos recreativos ahora pescando en la mar, sea porque estan el 90% de la población en el paro o en ERTE ? Cuando se trabaja no se puede ejercer esa actividad todos los dias.. Y si alguien tienen la culpa de la competencia desleal de la pesca furtiva, es la Consejería por no imponer el etiquetado-precinto por pieza y los profesionales por poner trabas para que se impongan, como ellos son los principales furtivos de la venta de pesca, seria lo mas perjudicados.
Hay tallas minimas, especies protejidas y cantidad maximas en piezas y peso, nadie para los pescadores nuevos y ellos se llevan para casa mucho mas de lo que deberia ser destruyendo la fauna, lo digo de pescador aficionado de hace 25 años, he visto gente irse para casa con baldes de viejas, doradas, no tienen respecto, que intervenga la policia y que comuniquen lo que es ilegal por todos los medios.
Furtivo es la persona que pesca o caza ilegalmente...muchos recreativos, muchos mas profesionales...dar a entender que la pesca recreativa esta acabando con el pescado es no tener NI IDEA de la situacion, cuando en Lanzarote cada dia hay mas nasas en el agua, mas grandes, con mallas mas estrechas, en menos profundidad...no hay ni una nasa LEGAL en toda la isla...NI UNA...y capturan miles de kilos de pescado al dia...hay que perseguir el furtivismo, pero a TODOS los furtivos, no señalar a un colectivo con el dedo, y mirar para otro lado cuando vemos peces inmaduros en las pescaderias, o protegidos, o cuando vemos a aquel o a aquel otro vendiendo pescado de puerta en puerta porque es que el pobre no tiene trabajo...si no tienes trabajo busca o protesta por ello, pero no infrinjas la ley, que luego nos meten a todos en el mismo saco...
Tan simple como poner un límite de licencias y permitir su venta para que el precio de una licencia se dispare. Lo mismo pasó con el Taxi. O si prefieren nos cargamos el ecosistema costero.
La culpa no es de los recreativos, es de los profesionales que han esquilmado la isla con artes y nasas. En Fuertevenrura estan prohibidas y tienen pescado de sobra.
Fui uno k tuvo k repartir en el confinamiento, y los profesionales en tierra echando nada a menos de 50 metros de la costa y tengo videos ,lo pulieron y pesco a pesca submarina y se ven los trozos de artes enganchadas en tierra son unos golfos
Si no ahí peces será mejor dejar de venderlos y solo pescar para autoconsumo no creen
Como es posible que se estén metiendo con pescadores de caña que van a pescar unas horas y a veces no pescan nada y se van tranquilo tendran más suerte la próxima vez y lo estén acusando de terminar con la pesca persigas a los barquero que son los exterminadores no a pescador de caña
Los canarios tenemos que comeer es simple y lanzarote y fuerteventura no tienen campo ni agua potable asi q no se van a comer el picon o las palmeras de los parques

Añadir nuevo comentario