01
Mar
2019
Saúl García

Yaiza recibió hasta cinco premios de embellecimiento. En 1969 y 1979 fue Premio Nacional de Conservación del Ministerio de Obras Públicas. En 1978 recibió el tercer Premio Nacional de Turismo de embellecimiento y mejora de los pueblos españoles del Ministerio de Comercio. En 1979, el Premio de embellecimiento de pueblos, caseríos, patios y jardines canarios y en 1981 el Áccesit del Premio Nacional del Turismo. En 1982, en las fiestas de Los Remedios aún se entregaba un Premio de 25.000 pesetas a la casa más cuidada del municipio. Y después creció Playa Blanca.

Da la impresión de que se quiere repetir el modelo. Da la impresión, de hecho, de que se quiere blanquear la Reserva de la Biosfera como si fuera un concurso de limpieza. El Cabildo ha iniciado una campaña de concienciación ciudadana que se llama ‘Cuidando Lanzarote’, orientada a conservar limpia la isla. Habló el presidente en su presentación de la necesidad de que “tanto las administraciones públicas como las personas que aquí residimos y los turistas que nos visitan apoyemos con una actitud cívica y respetuosa con el medio ambiente la ardua labor realizada por estos trabajadores, auténticos guardianes custodios del territorio, lo que sin duda contribuirá a mantener tanto Lanzarote como La Graciosa en las condiciones que merecen”. Está muy bien que la Isla esté limpia pero cuidarla y mantenerla en las condiciones que se merece es otra cosa y depende más de decisiones políticas que del esfuerzo ciudadano. Y en ese campo estamos lejos del premio.

La identificación de limpieza con la ausencia de basura a la vista es una concepción tan limitada como antigua. Si hablamos de limpieza en serio tenemos que hablar generar menos residuos, de consumir menos recursos naturales y de liberar menos emisiones a la atmósfera. Tenemos que hablar de decrecer, la palabra maldita. Y para eso hay que cambiar el modelo turístico y el modelo de consumo, algo que no se hace en dos días. Con tres millones de turistas al año no se puede tener una isla limpia. Cuidar la Isla en serio es empezar a aplicar políticas valientes que garanticen que no se va a seguir creciendo.

La Reserva de la Biosfera se otorgó en 1993 no porque la Isla estuviera limpia o sucia sino porque se había aprobado dos años antes un Plan Insular de Ordenación que apostaba por contener el crecimiento y que desclasificaba miles de camas. Han pasado 25 años y ahora es aún más evidente que es necesario impedir que se consoliden los derechos edificatorios de las miles de camas que quedan por construirse si se quiere mantener la Isla en las condiciones que se merece. El Cabildo, el que impulsa la campaña de limpieza, no sólo no tiene previsto hacer nada parecido sino que ha aplaudido la Ley del Suelo de Canarias.

La campaña está pagada con los Fondos de desarrollo de Canarias (Fdcan), que se podrían emplear, en caso de que hiciera falta, en posibles indemnizaciones si se aplicara un mecanismo de desclasificación de suelo. Pero estamos en otra cosa. Con los 25 años de la Reserva de la Biosfera está pasando lo que va a pasar con el centenario de César Manrique, que a muchos les interesa afrontarlo desde la parte menos controvertida de cada uno. Celebramos solo su parte externa: de César su estética y de la Reserva, la limpieza. Así que eso no es una campaña de limpieza, es una campaña de blanqueo.

Comentarios

Saúl for president
Enhorabuena, lucidez y sentido común.
Por lo tanto...y por lo tonto...blanco y en botella. Gracias Saul.
Totalmente de acuerdo, el Cabildo mientras se Centra en la celebración del nacimiento de Cesar Manrique se olvida de las políticas necesarias para llevar a cabo la filosofía de Manrique como limitar el crecimiento o cuidar nuestro entorno haciendo de Lanzarote un espacio único. Como siempre se quedan en la apariencia y vacían de contenido esta celebración!!!!
Menudo obseso. Otro más que morderá el polvo
Donde hay que firmar?. Lúcido...
Donde hay que firmar?. Lúcido...
Como siempre poniendo los puntos sobre las ies. Genial artículo Saúl, Comparto hasta la última coma. Enhorabuena y gracias por tu compromiso con el territorio.

Añadir nuevo comentario