CULTURA

Pasión, música y comunidad: nace el primer coro gospel de Lanzarote

M.J. Tabar 1 COMENTARIOS 14/07/2017 - 07:40

Cada martes, de 19:30 a 21:30 (o hasta las 22:00, según se tercie), Ezequiel Barrios (Arrecife, 1983) imparte clases al Lanzarote Gospel Choir en la Escuela de Música Juanma Padrón. Seguirá haciéndolo durante el verano, porque ahora es “imposible parar”. El grupo y el profesor están entusiasmados.

A Ezequiel Barrios (Arrecife, 1983) no le conquistó ni el timple, ni la guitarra, ni el folklore, que ha escuchado mucho y de muy buen grado. Fue otro instrumento “menos conocido” el que se le metió entre el yunque y el martillo de su pabellón auricular: el saxofón. Primero se lo escuchó tocar a uno de sus primos. Luego reconoció su timbre en una iglesia evangélica. “Aquel hombre cantaba con el saxo”, recuerda el músico lanzaroteño.

Un día, caminando con sus padres por Arrecife, pasó por delante del Conservatorio. “¿Quieres apuntarte?”, le preguntaron. Tenía siete años y les respondió que sí. “Mis padres siempre me han potenciado la música, desde chiquitito”. Empezó a estudiar canto y saxofón, y conoció a otro niño en clase, el futuro tenor Juanma Padrón. Aún no lo sabía, pero volvería a toparse con él más adelante, en el conservatorio profesional de Tenerife.

Aquel Ezequiel chiquito empezó a escuchar al legendario John Coltrane y a todos los grandes saxofonistas que construyeron la historia del jazz. Fue también en la iglesia evangélica donde descubrió un canto apasionado y eléctrico llamado gospel. “Allí todo el mundo canta y me pareció una forma muy interesante de estar en la misma sintonía. Ese tarareo armónico es un sonido que me apasiona”, dice.

Como en Canarias no existía una escuela de gospel, buscó profesores por internet. Viajó a Londres, Nueva York y Noruega para aprender de los especialistas. Así terminó estudiando con algunos de los mejores vocalistas de gospel del mundo, como Bazil Meade, director del London Community Gospel Choir y colaborador de Madonna.

Precisamente este consagrado artista británico impartirá un taller de gospel en Lanzarote del 6 al 8 de octubre, gracias a un proyecto que han puesto en marcha Ezequiel Barrios y su colega Juanma Padrón en la escuela de música del tenor lanzaroteño. Se llama Lanzarote Gospel Choir, tiene tres meses de vida y ya ha conseguido un grupo estable de miembros, que se estrenaron por primera vez sobre un escenario el pasado mes de junio, en el Teatro de San Bartolomé.

“Cuanto más diverso sea el grupo, mejor”

Para apuntarse al Lanzarote Gospel Choir no hace falta tener conocimientos musicales; “si te gusta cantar, es más que suficiente”. Hay gente que canta en otros coros de la isla, murgueros, aficionados a la música que no saben solfeo… “Cuanto más diverso sea el grupo, mejor”, dice Ezequiel, que lleva desde los 19 años ejerciendo la dirección coral, primero en el Coro Unido Tenerife y luego en Gospel Shines, el primer grupo coral de música negra, gospel, jazz y swing de Tenerife.

En el primer trabajo discográfico del coro, ‘Faith, Hope & Love’, colaboró Lurine Cato, una de las voces del gospel británico más reconocidas, corista de Adele y Kylie Minogue. Ahora, Ezequiel combina la dirección de Naturally Gospel, su proyecto más personal —seis cantantes y tres músicos que el 28 de septiembre llevarán al Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife un espectáculo homenaje a Whitney Houston—, con el saxo, la percusión vocal (beat box) y los talleres de gospel que imparte en varios puntos de la geografía (de Canarias a París pasando por Argentina).

“Juanma Padrón ha hecho una gran apuesta por su isla y me alegró mucho que recogiera la propuesta de crear una red de gospel en Canarias. Me hace mucha ilusión que la primera en sumarse sea mi isla”, dice Ezequiel, que recuerda las doce ediciones que lleva el Festival de Gospel de Canarias creando aficionados a un estilo musical que comenzó como un canto espiritual en las iglesias afroamericanas del siglo XVIII y que empezó a popularizarse a partir de 1940. De él bebe el soul y el ‘rhythm and blues’. De él nació (y evolucionó) la música de Sam Cooke, Ray Charles, los Soul Stirrers o los Dixie Hummingbirds.

“Para mí el gospel es un estilo de vida, una forma de expresión”, dice Ezequiel, que es un apasionado de la enseñanza. “No sé por qué, pero la gente amateur le pone mucha pasión, muchísimas ganas, y defender un escenario con ellos me fascina”. En el repertorio de la formación lanzaroteña, además de clásicos del género, incluirán canciones populares que llevarán al terreno gospel, como el ‘Let it be’, de los Beatles o himnos de Michael Jackson.

En septiembre, con el comienzo del curso escolar, estrenarán la versión chinija del coro, dirigida a todos los niños y niñas de Lanzarote, “sin excepción”. Unas clases accesibles para todos. También para las familias sin recursos económicos. Quieren conseguir algo parecido a lo que han logrado con el Añaza Gospel Kids: un espacio de música, cultura y convivencia. “Siempre que salía Añaza en los periódicos era por cosas malas; y ahora lleva un tiempo saliendo por cosas buenas”, explica. El objetivo: “Ayudar a que los pibes crezcan sin ningún tipo de etiqueta, ni social ni económica”.

1 Comentarios

Me gusta. Donde se les pude localizar?

Añadir nuevo comentario