SECTOR PRIMARIO

El reto de Miguel Morales: apuesta por la variedad diego en el reino de la malvasía

La bodega Miguel Morales Morín, amparada ya por la Denominación de Origen, presenta una producción limitada bajo la marca Tisalaya de la variedad diego

Foto: Manolo de la Hoz.
María José Lahora 0 COMENTARIOS 28/01/2019 - 05:41

El viticultor y bodeguero Miguel Morales Morín ha apostado por ofrecer al mercado un vino de Lanzarote más allá de la uva estrella de la tierra. Su vino Tisayala de la variedad diego marca la diferencia en una zona donde predomina la aromática malvasía volcánica. Con valentía y acierto ha conseguido ensalzar a la diego como un nuevo referente de la cultura enológica lanzaroteña.

La familia Morales lleva más de 15 años elaborando vino en su pequeña bodega de Tinajo. Fue hace un par de años cuando optan por regularizar su situación como bodega artesanal y finalmente ampararse en el Consejo Regulador. Fue su padre, Pablo Morales, quien le animó a dar este último impulso para sacar al mercado la única marca con la que cuenta la bodega: Tisalaya.

El vino que presenta bajo esta marca, denominación proveniente del lugar donde se ubica su principal parcela de viñas propias, está elaborado íntegramente con la variedad diego. La bodega Miguel Morales Morín mantiene la esencia artesanal y familiar y sigue trabajando el vino en lagar con vigas de madera.

“Intentamos no darle muchos tratamientos ni movimientos a la uva”. Tiene una maceración de 12 horas con hollejo dentro del lagar y separa los mostos por formatos: yema, medio yemas y prensas y de ahí a los tanques en un circuito de agua fría para la fermentación. La capacidad actual es limitada y ronda los 4.800 litros de caldo.

“La idea es consolidar la marca Tisalaya, donde nuestro fuerte es la diego, una uva minoritaria por la que ya apuestan las bodegas más comerciales y con la que nosotros venimos trabajando desde más de 15 años”, señala. “Se trata de una uva muy alta en acidez, fresca, poco aromática comparándola con la malvasía, con toques florales y de manzana”. Son los sabores y olores más característicos de esta variedad.

Esta uva es perfecta para hacer vinos de guarda que con un buen embotellado con corcho de calidad permite que perduren en el tiempo. La producción es también limitada, de 1.500 botellas, y la primera añada que ha visto la luz ha sido comercializada principalmente en establecimientos de restauración de prestigio en cuatro de las Islas (Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife y La Palma) junto a Lanzarote y Madrid.

La bodega Miguel Morales Morín trabaja con el enólogo Carlos Lozano y cuenta con dos parcelas, una en Juan Bello, arrendada, y otra propia en Tisalaya, de viñas casi centenarias cultivadas en hoyo de la variedad diego que ocupan una hectárea y media y que este año ha permitido cosechar más de 3.500 kilos de uva y con una calidad excelente al igual que la del pasado año. También cultiva malvasía y listán negro. Todas variedades autóctonas.

Tisayala es una sorpresa continua. Desde el embotellado al etiquetado, todo manual y con un diseño que simboliza el rofe de la geria y el cultivo en hoyo rememorando los trazos de César Manrique, hasta el corcho, donde se inscriben los nombres del enólogo Carlos Lozano y del propio Miguel Morales.

La producción de la bodega es de apenas 1.500 botellas, y la primera añada que ha visto la luz ha sido comercializada principalmente en establecimientos de restauración de prestigio

Habrá que esperar a agosto para saborear la añada de 2018. Explica Miguel Morales que una de las peculiaridades de la variedad diego es que “hay que dejarla madurar y lo mejor es que sea como mínimo un año de envejecimiento en acero inoxidable, y los últimos nueve meses sobre sus lías, que le confieren al vino un sabor en boca más redondo, sedoso y envolvente”.

Mientras tanto los amantes del buen vino podrán degustarlo en los restaurantes Lilium, El Risco, Sal y Pimienta, Palacio Ico, Las Cadenas, Asador Tinguatón. Todo ellos restaurantes seleccionados y de prestigio donde “creemos que nuestro vino es donde mejor encaja, sin menospreciar a los demás restaurantes de la Isla”.

Con respecto a la presencia de este vino blanco en un asador comenta la buena aceptación que ha tenido el Tisalaya en un establecimiento donde predomina la presencia de carnes acompañados de tintos. También está disponible en la tienda especializada de Arrecife Territorio Sibarita.

Añadir nuevo comentario