09
Mayo
2018
Saúl García

A finales del mes de abril se celebró en el Cabildo de Lanzarote el acto de la firma del Acta de Adhesión a la Red Canaria de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). El acto lo presidían la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido y el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, y la firma supone asumir el compromiso de cumplir con los principios del Pacto mundial de las Naciones Unidas por la responsabilidad social y la sostenibilidad. En el acto se dijo que esa RSE es un concepto que engloba prácticas y estrategias de contribución activa y voluntaria de las empresas a la mejora social, económica y ambiental de la comunidad. Se adhirieron veinte empresas y tres organizaciones empresariales. Una de ellas es la patronal hotelera de la Isla, Asolan.

Sería terriblemente poético que un poco antes o un poco después del acto, el presidente del Cabildo y la presidenta de Asolan, Susana Pérez, hubieran aprovechado para hablar de la conveniencia de que el Cabildo otorgara 663.000 euros de dinero público por la vía de urgencia y como modificación de crédito, a esta organización empresarial para llevar a cabo unos proyectos de mejora de la tecnología en sus hoteles y de captación de perfil de turistas en Internet.

Pero da igual. Aunque no se hubiera negociado en ese momento, la desvergüenza (o impertinencia) de la propuesta es de tal magnitud que el Cabildo la ha retirado. O al menos la ha retirado de momento.

Por si hay algún despistado, Asolan está formada por empresas que explotan hoteles y complejos de apartamentos. En enero de este año, el consejero de Turismo de Canarias, Isaac Castellano, dijo que Canarias acudía a Fitur como la comunidad más rentable. En 2017 mejoró la ocupación y mejoró la tarifa media. Es decir, aumentaron los beneficios, así que los asociados tienen dinero suficiente para sufragar ese proyecto y alguno más.

Es probable que entre los principios del Pacto mundial por la responsabilidad social se incluya alguno que inste a las empresas a aportar a la sociedad algo de lo que han ganado, pero es seguro que no aparece entre esos principios el mandato de exprimir a las instituciones en beneficio particular. Está feo, por otra parte, que Asolan lo pida, pero es que el Cabido se lo iba a dar. Ante la polémica originada han decidido no llevarlo a pleno y anunciar, el mismo día, que van a otorgar 650.000 euros, una cantidad muy similar, en subvenciones a escuelas deportivas, desplazamientos individuales y de equipos, y deportistas de élite. También son cantidades similares los 600.000 euros que había en el presupuesto del año pasado para emergencia social, los 439.000 para la asociación de familiares de enfermos de Alzheimer o los 500.000 para El Cribo. Y es una cantidad que no se parece tanto a los 129.000 que se repartieron 14 asociaciones que trabajan por el medio ambiente.

El mes pasado estuvo en la Isla Víctor Viñuales, experto en responsabilidad social corporativa, y dijo que no solo consiste en qué hacer con los beneficios sino sobre todo en plantearse cómo se hacen esos beneficios. Y aquí parece que Asolan tampoco acierta, porque las kellys han puesto en el último año y medio más de veinte denuncias por incumplimientos del convenio colectivo, y la mayoría de ellas son a hoteles asociados a Asolan.

En fin, llegará el día en que Asolan, la patronal que también agrupa a más de veinte establecimientos con la licencia anulada y otorgada gracias a sobornos para saltarse la Moratoria, también quiera dar lecciones de turismo sostenible. ¿O eso ya ha pasado?

Comentarios

Que parte de este enunciado no se ha entendido......? Pacto Mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es una iniciativa voluntaria por la cual las empresas se comprometen a respetar en su estrategias y operaciones los diez principios universalmente aceptados en las áreas de derechos humanos, estándares laborales, medio ambiente y anti-corrupción. Los 10 Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anti-corrupción gozan de consenso universal, y se derivan de: •La Declaración Universal de los Derechos Humanos. •La Declaración de la Organización Internacional del Trabajo relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo. •La Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. •La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción
Valentin, Este [...] entender no entiende nada. Solo vive para criticar a San GInes y vetar mensajes como este
Nadie cuestiona que el cabildo en forma de spel. de cobertura de más de 2 millones de euros a ésta patronal que además de beneficiarse de la millonada. Legitima el exceso de oferta de esos establecimientos alegales?
El que creo que no ha entendido has sido tú, Carpanta. Lo que dice Valentín en su comentario no está en contra de este artículo de opinión. Es más, lo refuerza.

Añadir nuevo comentario