24
Ene
2019
Saúl García

Foto: Sophia Magdalena Fries.

Pues sólo nos faltaría saber de qué material estará hecho el futuro para conocer cómo será el impacto de los proyectiles. Porque futuro parece que sí tiene.

Y presente. El Festival Poemas 2019 es lo que anuncia: un festival de poesía, un encuentro en el que se lee poesía y se habla sobre poesía. Sé celebró el pasado fin de semana en la sala Buñuel de El Almacén y, contra todo pronóstico, o al menos contra este pronóstico, se llenó los dos días. Tanto el viernes como el sábado, al menos cien personas decidieron que podía ser una buen idea pasar un par de horas escuchando poesía. Sí, “poesía necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto”. Esa poesía.

Se pudo escuchar a poetas locales como la joven Lucía Díaz Bragado, estudiante de Bachillerato, que habló de la poesía como liberación, como Ricardo Flores, o Macarena Nieves Cáceres y poetas de otras tierras como Efi Cubero, Rafael Lechowski, Ben Clark o Iván Serrano. También se habló de edición, de la editorial Arscesis, que trata cada ejemplar como si fuera una pequeña obra de arte, y se habló y se dejó hablar de la poesía como salvación, como expresión íntima, como antídoto, como futuro…

El encuentro lo organiza el Cabildo y se anuncia como la primera edición, pero sus raíces hay que buscarlas hace cuatro años. El promotor de Poemas es el poeta extremeño José Manuel Díez, también conocido, cuando canta, como Duende Josele. Vivió durante tres años en esta isla y colaboró con DiarioDeLanzarote. Intentó durante ese tiempo levantar un festival, este festival, y se hicieron tres ediciones, en centros escolares pero principalmente en bares. El festival se hizo en Pura Vida (Tinajo), El bereber (Playa Honda) y labulla (Arrecife). Los tres bares, hoy, ya no están abiertos al público, pero el festival sigue. No saquemos conclusiones precipitadas, pero quien quiera abrir un bar u organizar un festival de poesía, que tome nota. Queda, por tanto, la duda, remota pero razonable, de si la poesía tiene, en Lanzarote, más futuro que la hostelería. Sería algo formidable. O al menos sería algo extraordinario, aunque no tardaría en convertirse en un producto turístico e inmediatamente después, morir de éxito.

Pero a la poesía no le hace falta tanto. Le basta, por un lado, con que existan personas que se sigan haciendo preguntas, y por otro, con otras personas que sostengan esos interrogantes. Y de momento, y aunque la cantidad sólo sea una de tantas medidas, el Festival se ha llenado. Así que no todo está perdido. O sí… Pero al menos, que se digiera la derrota con poesía.

Comentarios

Este Festival es de lo mejorcito que he visto en esta isla, culturalmente hablando. Enhorabuena a los organizadores y participantes.
Enhorabuena Josele. Te lo has currado amigo.
Muy bonita iniciativa. El año que viene no me la pierdo.

Añadir nuevo comentario