08
Nov
2013
Saúl García

Se están mareando las cifras del paro en la Isla: si ha aumentado en 200 personas o ha bajado en 100. En líneas generales, da igual. La situación es un desastre y lo va a seguir siendo. No hay trabajo y las condiciones, para el que lo tiene, son lamentables. En muchos hoteles se sabe a la hora que se entra pero no a la que se sale, se trabajan seis días a la semana, se cotiza la mitad y se cobra una miseria.

La Isla se quiere diferenciar de otros destinos como Egipto, Túnez o la República Dominicana, pero el modelo se va asimilando peligrosamente: servicios para una clase media cada vez menos media sostenidos por una clase trabajadora cada vez más pobre. Los mileuristas hoy en día son unos privilegiados y el paro, afecta a casi todos, sí, pero de forma mucho más dura a los extranjeros: su formación media es menor (vinieron para trabajar en la construcción), sus contactos para encontrar trabajo (algo imprescindible) también son menores y sus apoyos familiares, más escasos o inexistentes.

Se centra el debate en cifras, en una esperanza de que un instituto o una encuesta nos diga si las cifras son más altas o más bajas para saber si nos podemos acostar con la conciencia tranquila, mientras la mitad de la población se limita a sobrevivir sin más y parte de la otra mitad va tachando sus aspiraciones.

No hay un rumbo, o peor, lo hay pero asusta pensar en él. La crisis está sirviendo para poner las bases de una sociedad mucho peor, menos libre, más ignorante y más desigual. Cuando las cosas empiecen a ir mejor para algunos, seguirán yendo mal para muchos.

Y mientras tanto, lo único que se sabe hacer para frenar una hemorragia es poner una tirita. En medio del debate sobre minorías en el Cabildo, sobre el carácter del presidente, sobre  problemas internos de partidos que sólo son luchas de poder, sobre cuestiones de consumo interno de una institución cada vez más alejada de la realidad social, nueve personas que representan al Cabildo y a los siete ayuntamientos se hacen una foto y difunden (están contentos, por lo tanto) que han hecho un esfuerzo (el Cabildo) para emplear 400.000 euros (más que el año pasado) en contratar a setenta personas (a través de los ayuntamientos, no sea que decaiga el clientelismo y se les olvide a quién tienen que votar). Setenta personas en una Isla con 16.000 parados, que tocan a 5.714 euros por persona, lo equivale a 952 euros brutos durante seis meses, es decir, algo más de 700 euros netos.

Si esto es motivo de foto, de difusión y orgullo, y es un ejemplo de todo lo que saben hacer, o bien esta gente no entiende nada o, señoras y señores, sigan atentos porque mucho me temo que no será la última vez que les llamen idiotas a la cara.

Comentarios

Pero mira que tienes espíritu Vangal. Todo, hasta que 70 personas vean en algo aliviadas su situación aunque solo sea por unos meses te parece mal. No tienes remedio Saúl. Pero te aseguro que esas 70 personas y las ciento y tantas más que desde el cabildo han sido contratadas no son tan ingratos y amargados como tu.
Pero mira que tienes espíritu Vangal. Todo, hasta que 70 personas vean en algo aliviadas su situación aunque solo sea por unos meses te parece mal. No tienes remedio Saúl. Pero te aseguro que esas 70 personas y las ciento y tantas más que desde el cabildo han sido contratadas no son tan ingratos y amargados como tu.
-Vaya pandilla de bién pagaos ¡¡¡¡La pizza quemada pluses de residencia,la cerveza congelada gratificaciones ,la mujer embarazada horas extras,son consecuencia de no haberla sacado a tiempo ,si reniegan de estos previlegios daran trabajo a todos los PARADOS DE ESTA ISLA !!!! BIEN PAGAOS

Añadir nuevo comentario