13
Nov
2015
Saúl García

El documental 'Corrupción, el organismo nocivo', que se proyectó este martes en la Fundación César Manrique recoge los testimonios de técnicos municipales que se resistieron a “vestir” ciertos expedientes, o a facilitar que salieran adelante proyectos que consideraban que no se ajustaban a la Ley o que, directamente, denunciaron casos de corrupción dentro de la institución en la que trabajaban.

El presidente del Cabildo asistió, atento, a la proyección del documental. Seguro que salió satisfecho porque (ustedes también lo habrán experimentado) siempre satisface escuchar por boca de otra persona aquello que ya sabes pero que no te habías dado cuenta de que lo sabías, o que no sabías cómo nombrarlo. Una interventora municipal que da su testimonio dice, sorprendida, que las presiones que ella recibía eran públicas, no privadas y que pretendían desacreditarla. También dice otra persona que a los técnicos que se oponen a algunos proyectos se les presenta como personas caprichosas o que no saben hacer bien su trabajo.

¿Y eso se ha producido bajo la presidencia del Cabildo? Veamos estas frases extraídas de diferentes noticias:

Cuando la Interventora informó negativamente del traspaso de la deuda de Inalsa al Consorcio:

La interventora “falta a la verdad”. “Le sobran los motivos a ella para presentar la renuncia y a mí para cesarla. Le sobran los motivos de preocupación”. “Su informe, por lo que he podido leer revela un profundo desconocimiento de su labor”. “La interventora “tiene bastante responsabilidad en que Inalsa llegara a la situación que llegó por dejación de sus obligaciones”.

Sobre el comité de empresa de los CACT y el despido de un trabajador:

“El Comité de empresa actuó más como un salva-pantallas que como representantes de los trabajadores”. Los miembros del Comité “tratan de manipular a la opinión pública y a toda la plantilla que representan”. “Si se hubiera podido, lo justo y razonable habría sido que, junto con Wilfredo, hubieran sido despedidos unos cuantos más. Es una decisión que no solo respeto, sino que tengo que respaldar en estos momentos”. “La actitud del Comité es respetable, pero más lo hubiera sido si hubieran alzado la voz cuando el consejero anterior, Carlos Espino, despidió sin ningún motivo a tres personas (...) En aquel momento el Comité no fue capaz de alzar la voz con estos directivos, como si no fueran compañeros de trabajo. Eso es algo que debe quedar en la memoria de cuál ha sido la responsabilidad del Comité de Empresa”.

Informe de Joana Macías sobre Stratvs y el Plan de La Geria:

El informe “excede el contenido de lo solicitado” por el Juzgado y contiene “errores”. “Yo no puedo dejar a los pies de los caballos a todos los juristas de la Corporación para defender un informe que dice que el plan es nulo, porque no puede ser que una sea la más lista de la clase”.

Sobre Polo Díaz:

En 2010 se le abren diligencias de investigación “por prudencia”. Este año se le destituye por “falta de confianza” y se le abren diligencias como “medidas provisionales previas al eventual inicio, en su caso, de los correspondientes expedientes sancionadores”. “El PSOE no quiere entender que el cese como jefe del PIOL de un funcionario, que no despido del funcionario, fue algo decidido por esta Presidencia, respaldado por CC y puesto en conocimiento en todo momento como condición previa y conocida sin la cual no accederíamos a ceder el Área de Política Territorial”.

De los técnicos de Patrimonio, sobre la antigua comisaría de Arrecife y la afección de la circunvalación a Las Maretas:

El informe externo del Colegio de Arquitectos de Lanzarote está “mejor fundamentado”. “No había ninguna razón para paralizarlas debido a que en su ejecución no se había realizado nada nuevo respecto al proyecto aprobado en 2008 con el voto favorable de nueve miembros de la Comisión Insular de Patrimonio Histórico y con el voto en contra de la Jefa y del entonces Inspector del Servicio de Patrimonio Histórico".

Sobre el fiscal Stampa, en una queja por escrito:

“Sus manifestaciones son claramente irrespetuosas, desconsideradas e inoportunas constituyendo un intolerable ataque contra su honorabilidad personal”. “Es gratuito e innecesario que un escrito que debiera limitarse a solicitar la práctica de una diligencia se desvíe del propósito que debería albergar para adentrarse en consideraciones críticas hacia la integridad personal de un consejero”. “Fabelo es destinatario de graves descalificaciones en un procedimiento en el que no puede defenderse”, “con la circunstancia añadida de que su propagación pública amplifica el alcance y la trascendencia de expresiones ya ofensivas por sí mismas”. Los escritos de la Fiscalía tienen opiniones y juicios de valor completamente infundados que han alcanzado eco en medios de comunicación, “contribuyendo al deterioro y desprestigio de la imagen del señor Fabelo como representante público”.

Esta última no se le puede atribuir sólo a San Ginés, sino que encontró apoyo de su fiel Luis Arraéz, que dijo lo siguiente:

“Lo del fiscal era algo que se comentó en el grupo de gobierno y nos dolió a todo el mundo, y que nadie por muy fiscal que sea puede poner en entredicho la labor de los técnicos”.

Observen que cuando dice “nadie” quiere decir “nadie” pero tampoco tanto.

Comentarios

Añadir nuevo comentario