30
Oct
2015
Saúl García

La denuncia de Alternativa Ciudadana sobre Inalsa va causando efecto. Primero la Fiscalía y ahora el juez ponen el foco en varias etapas, pero especialmente en el procedimiento del traspaso de la deuda de Inalsa al Consorcio, una condición indispensable para que se pudiera cerrar la privatización.

No estaría de más recordar que la Interventora del Consorcio hizo un informe negativo sobre ese traspaso y acabó dimitiendo y que finalmente el traspaso se pudo hacer porque se encargó un informe al antiguo amigo del presidente (y no sabemos si ex asesor) y a otro jurista, Pedro Lasso.

Cuando dimitió la Interventora, el presidente, ese que pide respeto para los técnicos (especialmente para los que le dan la razón) dijo que "le sobran los motivos a ella para presentar la renuncia y a mí para cesarla. Le sobran los motivos de preocupación". Y dijo eso porque, según él, la Interventora "ha validado todo el proceso, de principio a fin" y durante el mismo "no ha hecho ninguna advertencia de las que informa ahora" y que "tiene bastante responsabilidad en que Inalsa llegara a la situación que llegó por dejación de sus obligaciones". Para rematar, el presidente, que como todo el mundo sabe es maestro de todo y aprendiz de nada (a pesar de que crece cada día como persona, según afirma él mismo, lo cual supone un alivio para toda la población), dijo que "su informe, por lo que he podido leer, revela un profundo desconocimiento de su labor". Menos mal que no se puso a leer el informe a fondo.

Afortunadamente, y gracias al crecimiento diario, el presidente ya no es el mismo. Ahora, si se ve obligado a encargar un informe externo por algo que tenga que ver con el agua, hace que luego lo refrende un funcionario. Y sobre todo, ahora ya no deja a los pies de los caballos a los técnicos a través de los medios de comunicación. Lo hace directamente en el Juzgado, como debe ser.

Es más, ahora defiende públicamente a los técnicos, incluso sin que los hayan detenido antes por corrupción. Basta con que los ponga en duda el PP, cuya presidenta por cierto auguró hace dos años que lo de Inalsa acabaría en el Juzgado y que su partido se estaba pensando denunciarlo. Mientras se lo siguen pensando, porque no han tenido tiempo en estos dos años, Alternativa se fue a Fiscalía, con el resultado que ahora conocemos.

Pero no nos desviemos. Los populares se han quejado de la paralización de Patrimonio de las obras de la Avenida y San Ginés ha dicho públicamente que "en esta ocasión, lejos de retrasar las obras de la Avenida, el Servicio de Patrimonio Histórico ha tratado no sólo de buscar la mejor solución para evitar la paralización de las mismas, sino que lo que pretende es añadir a la zona un valor añadido desde el punto de vista del interés turístico que despierta la arqueología urbana".

Déjenme sólo dos apuntes, que quizá sean innecesarios: Nótese que dice "en esta ocasión", lo que nos lleva a concluir que en otras ocasiones Patrimonio lo ha hecho muy mal. Y pongan atención al argumento: la paralización está justificada porque pretenden añadir un valor con interés turístico. Esto lo aclara todo porque, por un momento, estaban dando la impresión de que el presidente tiene un interés verdadero en el patrimonio de esta su Isla y la de sus antepasados.

Comentarios

Añadir nuevo comentario