17
Jul
2015
Saúl García

Es posible que sea por efecto del estrado o puede que sea por algún componente que lleva adherida la cinta que se usa para las inauguraciones. Algo de eso debe de ser lo que, irremediablemente, lleva a los representantes públicos y a la clase empresarial a la desmesura o a la perversión del lenguaje.

Esto es lo que se dijo en la inauguración de Marina Lanzarote el pasado mes de octubre:

Paulino Rivero (ex presidente del Gobierno canario): “Hay que apostar por respetar tres ejes claves para la dinamización de la economía y generar empleo y bienestar: respeto a los valores de la naturaleza; innovación y modernidad; y excelencia.

José Calero (empresario): “Estamos construyendo ese deseo que tanto nos ha costado, tanto sacrificio hemos aportado, no hay nada mejor que convertir en realidad lo que se sueña. Ha habido mucho atrevimiento para convertirlo en realidad. Animo a los jóvenes a que no tengan miedo a promover lo que esté en sus manos. Que nuestras Islas sean pioneras en emprendedores. Con temor y miedo no vamos a ningún lado.”

Representante de la Autoridad Portuaria: “Son las personas como Marinas Calero que conocen perfectamente el modelo de gestión de puerto deportivo las que desarrollan y hacen posible este puerto”.

Manuel Fajardo Feo (ex alcalde de Arrecife): “Yo (a José Calero) le llamo un hacedor de sueños. Esto es un ejemplo de recuperación de un espacio degradado”.

Juan Prats (Director insular del Gobierno y cuñado del empresario): “Esto es posible gracias al empeño de José Calero para poner de acuerdo a las administraciones implicadas”.

Pedro San Ginés (presidente del Cabildo): “Es la inversión privada más importante en las últimas décadas en esta Isla. Va a ser un antes y un después para Arrecife y para Canarias. Una familia, la familia Calero, de la que yo me siento muy orgulloso por la calidad y la excelencia turística (…) con la que han acometido otros tantos proyectos en Canarias, el éxito está garantizado y el orgullo alimentado”.

Una vez conocidas las palabras, veamos algunos hechos: 

Puerto Calero Marinas se constituyó en 2010. Construyó y gestiona cuatro puertos deportivos (dos en Lanzarote, uno en Fuerteventura y uno en La Palma) gracias a concesiones administrativas (que caducan entre 2025 y 2047). Es decir, basa su negocio en lograr un permiso para desarrollar un suelo (mas su parte de agua) que es barato y público. Con esas concesiones (que hipoteca) logra créditos de los bancos, o socios capitalistas para construir, y después cede la gestión de la zona comercial. Resumiendo: su mayor activo es su capacidad, vaya usted a saber por qué, para conseguir esas concesiones.

En el caso del centro comercial con amarres que ha levantado en Puerto Naos, consiguió la concesión después de que la Autoridad Portuaria anulara el concurso, al que se había presentado también otra empresa (con el riesgo inherente de que podía ganar y que ahora reclama 4,7 millones). No le vino mal que no se desarrollara el Islote del Francés, la otra zona que le podía haber hecho competencia comercial. Se asoció con la petrolera Disa para que pusiera el dinero pero parece que las cosas no han salido bien. Otra empresa del grupo, la constructora Syocsa-Inarsa, les ha puesto un pleito para intentar cobrar pagarés impagados. De forma paralela, la Autoridad Portuaria, con fondos públicos, ha hecho varias obras millonarias de dragado y de ampliación del muelle de cruceros que, sin duda, revalorizan la concesión. El puerto se inauguró en octubre, y cuatro meses después ya estaban negociando la deuda con los acreedores y buscando socios entre el empresariado local.

El mes pasado entró en concurso de acreedores con una deuda de 35 millones. Tiene 35 empleados y el año pasado tardó en pagar a los proveedores una media de 233 días.  Ese mismo año, los cinco miembros del consejo de administración (cuatro de ellos son el matrimonio Calero y sus dos hijos) cobraron sólo en dietas 60.000 euros.

En declaraciones a La Provincia, el gerente del puerto, José Juan Calero, destacaba el negocio de los megayates (que no han llegado) y decía que esta actividad “prácticamente no se ha visto afectada por la crisis”, y anunciaba: “La idea es seguir aprovechando las oportunidades que nos está dando el sector náutico en Canarias”.

Conclusión provisional: Con estos empresarios como modelo de éxito, y estos representantes públicos, lo que sería un milagro es que la situación socioeconómica y laboral fuera distinta de la que es.

Ejercicio recomendado: Si lo estiman oportuno, pueden repasar las declaraciones del principio por si les sirve para revisar algunos conceptos cuyo significado podría no ajustarse totalmente a la realidad. Por si les sirve de ayuda, ahí tienen una lista: respeto a los valores de la naturaleza, innovación, modernidad, excelencia, sacrificio,  atrevimiento, emprendedores, modelo de gestión, empeño, administraciones implicadas, hacedor de sueños, ejemplo, inversión privada, orgullo, calidad y éxito garantizado.

Comentarios

Añadir nuevo comentario