Samuel Clavijo

Arrecife. “Yo soy el partido. Yo soy el gobierno”

No es que esté mal la difusión de iniciativas municipales como la emprendida con Arrecife City News, la publicación que, con carácter quincenal, ha presentado el Ayuntamiento de Arrecife. Todo lo contrario, es un deber del equipo de gobierno informar de las acciones programadas y las que emprende. Aunque hayan esperado tanto en creer en la ciudad, a la que, por cierto, sólo hace unos meses había que reconstruir porque la alcaldesa no consideraba que se pudiera hacer nada con estos mimbres heredados. Aunque intuyamos que la revista es sólo propaganda preelectoral y autobombo, al menos se traduce en que haya intervenciones, a pesar de que algunas sobren, como es la de comunicar que limpian los imbornales para que la lluvia no haga destrozos, queriendo olvidar, de paso, que limpiar no sirve de nada para evitar inundaciones si no se acomete una red de saneamiento y de aguas pluviales en condiciones Tampoco es que resulte de utilidad un plan de prevención de inundaciones sin las obras que las evitarían, pues se conoce el dónde se va a encharcar cada vez que amenaza lluvia moderada. Está bien que nos recuerden los deberes, pero no lo es tanto que aparezca en una revista lo que es la tarea a la que están obligados cada día, lo cual es tanto como decirnos – y lo dirán- que barren cada día las calles. Pero está Arrecife City, aunque el anglicismo no me guste, y ello nos permita, tras tantos meses de gobierno, enterarnos de que harán cosas en la ciudad.

Espero de “Noticias de la Ciudad de Arrecife”, que es como se podría haber denominado, más cosas, y es que abran un proceso participativo por ese medio para que la ciudadanía haga aportaciones a temas que nos planteen y que afectan al espacio público. Me gustaría leer que van a considerar fórmulas de captar la opinión pública, más allá de lo de la transparencia en el portal de las administraciones sobre asuntos varios que no sirve de nada más que para cubrir el expediente pues en las ocasiones comprometidas ni responden.

No he leído ni escuchado nada de fuentes municipales sobre un plan para la retirada de los tendidos eléctricos y de telefonía de las fachadas de los edificios de la ciudad y de su soterramiento, elementos que proliferan, se multiplican, y atraviesan frentes de fachada degradando el espacio público. No conozco información alguna sobre la restauración-reposición de elementos vegetales en los grandes parterres del parque viejo, ni sobre que van a instar el cumplimiento de las ordenanzas municipales en la ciudad, o sobre otros aspectos esenciales como es el referido a la situación en que se encuentra el aparcamiento subterráneo del parque Islas Canarias, ni de las gestiones que se realizan para recuperar el vial público que se agenció la empresa constructora para disponer de mayor espacio en el aparcamiento. No conocemos quien lleva la fiscalización de las tareas de la empresa que tiene encomendadas las zonas verdes de la ciudad, tanto por su deficiente gestión con el tratamiento de los árboles como la ausencia de atención a las palmeras, cuyo censo ha descendido de forma alarmante. Desconozco en que punto se encuentra la elaboración del catálogo de bienes protegidos del municipio, ni si se encuentran a la espera de que lo tiren todo antes de que sea efectiva alguna medida de protección. Ignoro qué acuerdos existen entre el Ayuntamiento y el Cabildo para ventilarse los asuntos patrimoniales sin que ni uno ni otro haga su trabajo sobre el catálogo municipal ni el insular, del mismo modo que me gustaría conocer un plan, en lo que les toca, sobre qué ha de pasar en el antiguo núcleo comercial del centro de Arrecife para que se pongan las pilas y no parezca que han acordado entre PP y NC un boicot a la zona al tiempo que le hacen la ola al nuevo centro comercial. Del plan general, ni hablamos.

La regidora presume de superávit, lo cual es tanto como decir que sobra dinero en las arcas públicas, y si eso sucede, con las necesidades por satisfacer que existen en el municipio, la conclusión es que no se gasta, no se invierte y así andamos.

Nunca nos ha contado si existe un proyecto de ciudad. No ha contado que sus puntuales proyectos de intervención tienen que responder a una estrategia de conjunto donde encajar determinadas intervenciones.
No ha dicho en su felicitación navideña radiada, a pesar de que ha sacado la artillería pesada en forma de autobombo publicitario con revista quincenal, cómo vamos a ser capaces de mantener la ilusión, no sé bien si en el marco de las pasadas fechas, en el de la pandemia, o en el de la política municipal. Porque qué ilusión debemos mostrar a la vista de la deficiente gestión con el solar de Ginory, y con tan poco ejemplar ciudadana por su tan mal llevada vivienda en La Bufona.

Ástrid Pérez no da puntada sin hilo, y se va a dedicar, de aquí a que finalice el mandato, a buzonearnos con su revista de propaganda, de la que no cuenta lo que se gasta de dinero público en darse un baño de publicidad, convirtiendo un mandato municipal en una campaña electoral larga y, tediosa. No sólo su revista no es una revista informativa, sino que si atendemos a su contenido, sólo existe ella, pues de quienes  han venido despuntando de su partido en otras administraciones, víctimas ahora de la ruptura del pacto, los pone a sueldo del ayuntamiento con la boca cerrada y sin perfil público. Para 2023 no habrá más rostro que el de Ástrid Pérez.

Once fotos de la alcaldesa en el número cuatro de la revista dan fe de su afán de notoriedad, de su falta de control y de su nerviosismo. Empezó con cuatro fotos suyas, siguió con dos, y luego con seis en el tercer número. Confunde Ástrid el control del partido con el gobierno en ayuntamientos y cabildo. “Yo soy el partido. Yo soy el PP. Yo soy el gobierno municipal”, le queda por afirmar. También queda una rebelión en el partido. Todo llegará.

Comentarios

Podría Arrecife City News contarnos si se impulsará en el buzón ciudadano, a través del cual la ciudadanía podrá alertar sobre incidentes ambientales. Incidentes como la destrucción y violación del suelo rústico de protección ecológica El Jable que ha provocado la alcaldesa de Arrecife Dª Ástrid Mª Pérez Batista, con la promoción de obras ilegales y clandestinas (sin licencia de obra) llevadas a cabo sobre suelo rústico de protección ecológica en su ilegalizable vivienda de La Bufona, según informan los técnicos del Gobierno de Canarias competentes en materia de urbanismo. Consta en procedimientos judiciales informes emitidos por técnicos de la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural del Gobierno de Canarias, que imputan la autoría de obras ilegales sobre suelo rústico y clandestinas, sin licencia de obra, a la alcaldesa Ástrid Pérez, en concepto de promotora de dichas obras ilegales sobre suelo rústico de protección, El Jable. Ástrid Pérez no es titular del suelo rústico sobre el que ha edificado ilegalmente, Ástrid Pérez no ha comprado a nadie el suelo rústico sobre el que ha decidido violar la normativa legal vigente en materia de ordenación del territorio y medio ambiente. No dispone Ástrid Pérez de escritura de compra del suelo rústico sobre el que ha edificado ilegalmente y por supuesto, no lo tiene registrado a su nombre en el Registro de la Propiedad.
Buen artículo. Lo de Arrecife City denota que le interesa más llegar a los turistas que los residentes. Al final no llegará ni a unos ni a otros y para lo único que servirá la revisita será para añadir más nada a la esfera pública. Decía "el Salinero": "deben los electores/pensar primero/a cargo de quién ponerse/el pueblo entero". Lo he pensado y he decidido que no voto.
Lo que los militantes y aspirantes a cargos públicos le permiten. No sé cómo se mantienen fieles con las putadas que les hace. Por aquello de pillar algún carguito ahí están dóciles. Igual tienen lo que se merecen. Lo que no nos merecemos de esta Ayuso de quinta es estar tan mal gobernados.

Añadir nuevo comentario