ENTREVISTA

“El sector empresarial está unido para darle un vuelco a Arrecife”

José Valle, nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Lanzarote

M. Riveiro 10 COMENTARIOS 18/07/2022 - 07:03

-¿Cuáles son los objetivos de los nuevos responsables de la Cámara de Comercio? ¿Qué le ha motivado para dar el salto a presidir el ente que representa a las empresas y autónomos de Lanzarote y La Graciosa?

-El pleno tiene un reto importante, que es consolidar la recuperación económica de la Isla. En la última crisis, que ha sido durísima, el Producto Interior Bruto (PIB) de Lanzarote llegó a caer un 28 por ciento y quedó en evidencia la dependencia exclusiva que tenemos del turismo. La economía se paró en seco. No debemos olvidar que, en paro y en ERTE llegamos a tener cerca de 40.000 personas y unos 8.000 autónomos tuvieron que cesar prácticamente su actividad. Ahora tenemos un gran reto, que pasa por continuar también con los planes que ya la Cámara venía ejecutando. Hay que felicitar al equipo saliente y a su presidente [José Torres], porque han hecho una buena labor durante estos 12 años y han conseguido que la Cámara sea un instrumento muy válido para las empresas, en asesoramiento, formación y tramitación de ayudas. Sin la implicación y eficiencia de la Cámara, las empresas de Lanzarote no habrían tenido ese salvavidas que fueron las ayudas por la crisis del Covid. Ahora nos enfrentamos a la recuperación y, sobre todo, a aprovechar los fondos europeos Next Generation, colaborando con el sector público para que ese tren, que va a pasar a toda velocidad, haga una parada en Lanzarote y consigamos que se ejecute el mayor número de proyectos.

-¿Están preparadas las instituciones públicas de la Isla? Se lo digo porque también a escala europea se están empezando a escuchar voces acerca de que la etapa de los estímulos económicos debe superarse.

-Los fondos europeos van a ser útiles siempre y cuando las instituciones y los territorios presenten proyectos. No son asignaciones directas, que a lo mejor sería la fórmula que le viene bien al sector público. No es ‘café para todos’. Se conseguirán aportaciones económicas siempre que haya proyectos viables y que se ajusten a una serie de parámetros, como la sostenibilidad, la digitalización y las energías renovables. Esas son las líneas por donde se quiere modernizar la economía. Estoy de acuerdo con que las instituciones públicas no tienen los recursos suficientes y por eso es importante que un organismo como la Cámara colabore, con un modelo muy similar al que se hizo con las ayudas por el Covid, planteando proyectos o planes de desarrollo en colaboración pública y privada para ejecutar estos fondos europeos.

-En ocasiones, la Cámara de Comercio ha tenido que jugar un papel reivindicativo, por ejemplo para el desarrollo de infraestructuras como el puerto. ¿Cómo va ser la Cámara presidida por José Valle?

-Bueno, cada presidente tiene su estilo. Suelo ser una persona a la que le gusta llegar a consensos. Eso sí, la reivindicación por supuesto que va a existir, con educación y con un objetivo claro, que es mejorar la Isla. Desde que empecé en colectivos empresariales hasta ahora, que me toca la posición de presidente de la Cámara, siempre he intentado llegar a acuerdos. En Lanzarote debemos competir en donde seamos referentes. Hacerlo en todos los ámbitos con economías de mayor peso, como pueden ser Gran Canaria y Tenerife, es difícil. Estoy convencido de que nos vamos a entender, no solo con el resto de cámaras sino también con las administraciones públicas. Pero, por supuesto, en el momento que haya que alzar la voz, ante cualquier institución o partido político, lo haremos. Nuestro objetivo es desarrollar nuestra economía, y tenemos que dotarnos de argumentos para que no nos digan que no.

“Cuando haya que alzar la voz ante cualquier institución, lo haremos”

-En la última década se ha ampliado de forma significativa el puerto de Arrecife, y en ello han tenido que ver las propuestas y la fiscalización de la Cámara de Comercio. ¿Cuál debería ser el papel del puerto en la economía de Arrecife y de la Isla en su conjunto?

-En materia de puertos, en general, se ha hecho un trabajo excepcional en los últimos años. No solo se ha desarrollado Arrecife, tenemos el nuevo puerto de Playa Blanca, que va a dar un soporte importante al tránsito con la isla de Fuerteventura y, seguramente, explorará otras vías en el futuro. Tenemos un gran reto con el puerto de Órzola, que es la conexión con La Graciosa y hay que dotarlo de infraestructuras, porque no hay, apenas un pequeño dique donde atracan los barcos y poco más. Hay que adecuarlo a la importancia que tiene como puerta de entrada, para que los residentes y los turistas tengan unas instalaciones acordes a lo que merecen. También habrá que hacer una inversión en el puerto de Caleta de Sebo. Será una prioridad por la que vamos a luchar estos cuatro años. El puerto de Arrecife tiene que continuar con una estrategia de crecimiento, no solo para el negocio insular sino para estar presente en futuras líneas de negocio que se van a dar en Canarias. Estamos muy cerca del continente africano y África va a un desarrollo importantísimo año a año. El Archipiélago va a ser un hub de conexión entre Europa y África y ahí Lanzarote va a tener que jugar una partida importante para que la tarta no se la repartan Gran Canaria y Tenerife.

-En Fuerteventura llegó a haber una conexión marítima directa con Tarfaya, que se frustró tras el hundimiento del barco que cubría la ruta, y está presente el interés empresarial en retomarla. ¿Ve posible que Lanzarote tenga conexiones directas con el continente africano?

-Entiendo que sí. Primero tendremos que conseguir que Canarias sea hub, que me consta que se está trabajando desde la parte privada y que va a ser una prioridad para la pública, gobierne quien gobierne, en la próxima legislatura. Y, dentro de esa oportunidad que se abre para Canarias, Lanzarote tiene que salir reforzada.

-En cuanto al nuevo muelle de Playa Blanca, tanto el Ayuntamiento de Yaiza, como el ente público que lo gestiona, Puertos Canarios, abogan por convertirlo en punto de escala de cruceros. ¿Cuál es su posición?

-Personalmente, no creo que el puerto de Playa Blanca deba ser puerto de escala de cruceros, más allá de que en alguna ocasión puntual algún crucero pequeño pida hacer una escala y se valore. El puerto de Arrecife está muy bien conectado para las escalas de cruceros porque está en el centro de la Isla y en una jornada puedes recorrer Lanzarote, visitar los Centros Turísticos y tener una experiencia positiva de la visita. Seguiría apostando por que Arrecife sea el puerto de cruceros de referencia. Unido a ello, lo que está claro es que tenemos que trazar un plan para mejorar la capital y que la ciudad se convierta en un reclamo turístico, no solo para los cruceristas, sino para los millones de turistas que nos visitan y que aporte el mismo valor que el resto de la Isla.

“No creo que Playa Blanca deba ser puerto de escala de cruceros”

-Una de sus primeras visitas como presidente de la Cámara fue al Ayuntamiento de Arrecife. En el centro de la ciudad se está apreciando una transformación, con la pérdida paulatina de su carácter comercial, el aumento de la hostelería y del alquiler vacacional, que puede conllevar también la expulsión de residentes del centro. ¿Hacia dónde tiene que caminar la capital?

-Creo que hay que darle motivos a la gente para que continúe en Arrecife. Lo que no puede ser es que un viernes a las tres de la tarde no tengamos a donde ir. El Charco de San Ginés está muy bien y hay una calle o dos que funcionan, pero ya está. Hay que pensar que la movilidad dentro de la Isla es corta y eso abre las puertas a que Arrecife entre en las rutas de visitas. Optaría por darle a la ciudad un carácter gastronómico, cultural y, en definitiva, darle vida. Hay que generar ofertas para que tanto los residentes como los turistas se queden en Arrecife.

-En cambio, la inversión pública no parece que esté acorde con esos objetivos y le pongo el ejemplo de espacios públicos como la plaza de Las Palmas, frente a la Iglesia de San Ginés, totalmente destrozada, o el parque Ramírez Cerdá. ¿Está el sector público a la altura?

-Lo que está claro es que el sector empresarial está ahora mismo unido para darle un vuelco a la ciudad. Es uno de los objetivos que está en todas las hojas de ruta y creo que hay que ayudar a las instituciones, gobierne quien gobierne. Mi opinión personal es que el Ayuntamiento de Arrecife tiene problemas burocráticos internos y esto está paralizando ciertos avances, no es una cuestión de color político. No estamos dándole la celeridad necesaria a los planes de recuperación que la ciudad necesita y eso va a haber que abordarlo en el próximo mandato.

-Hace un año, como presidente del Círculo de Empresarios de Lanzarote, reclamó un debate sereno sobre cómo dimensionar el aeropuerto, aprovechando la tramitación de su Plan Director. Habrá comprobado que ni sereno ni agrio, que no ha habido debate. ¿Cuál es su criterio con respecto a la principal puerta de entrada a la Isla?

-No sé si tengo la buena o la mala suerte de tener que viajar mucho, pero le garantizo que hay muchos días de la semana que en la terminal de vuelos nacionales e internacionales no tienes un sitio donde sentarte. Las instalaciones no son las adecuadas para la cantidad de pasajeros y no se actualizan desde hace 20 años. Eso no puede ser. Nos merecemos un aeropuerto de las mismas características que el de Fuerteventura, el de Gran Canaria, el de Tenerife Norte o el de Tenerife Sur, donde acaban de ejecutar una inversión potente y ya han contratado por ocho millones nuevas inversiones. Las inversiones a corto y medio plazo en Lanzarote se desconocen. Lo que está claro es que la Isla necesita adecuar su infraestructura aeroportuaria al volumen de pasajeros porque, si no, se hará deprisa y corriendo, poniendo parches.

“Habría que valorar ampliar la pista, pero lo principal es la terminal”

-En el Plan Director se planteaba, como una posibilidad muy lejana, la ampliación de la pista.

-Ese es el otro gran debate. El Plan Director recogía varios escenarios, el de mayor afluencia con un movimiento de 13 millones de pasajeros, algo que me cuesta mucho imaginar para Lanzarote, porque tendríamos casi que duplicar las camas turísticas y es algo que no se va a dar. Donde hay que centrarse es en actualizar infraestructuras porque el aeropuerto se ha quedado un poco obsoleto y pequeño para los pasajeros que mueve a día de hoy. Con respecto a la pista, no sé si se tendrá que ampliar o no. Sería una obra extremadamente compleja porque tendría que ir hacia el mar, y también es verdad que la aviación sigue mejorando y ya se pueden hacer viajes de largo radio con aviones de un solo pasillo. De hecho, el avión que ha inaugurado la línea entre Estados Unidos y Tenerife Sur es un avión que podría aterrizar aquí sin ningún problema. A lo mejor Lanzarote se podría plantear un modelo de crecimiento por ahí. Habría que valorar una ampliación de la pista y definir dónde queremos estar como Isla, pero a día de hoy también hay otras soluciones. Lo principal es mejorar las terminales.

-Con la recuperación de las cifras de afluencia turística a Lanzarote se ha percibido también un aumento de lo que desembolsan los visitantes por sus vacaciones. ¿Se está generando más beneficio de la actividad turística o es que todo está más caro por la inflación?

-La cuestión de fondo es que Lanzarote tiene que hacer una reflexión profunda sobre el modelo turístico que quiere para los próximos años. El Covid, con todo lo malo, nos dio datos valiosos. Cuando estaban los mercados cerrados y había ocupaciones del 40 por ciento como máximo en algunos meses de verano, todos los establecimientos de calidad alta funcionaban bien, había listas de espera en restaurantes, colas en los Centros Turísticos… La venta directa potenció mucho los ingresos. Lanzarote es un lugar con argumentos para no depender tanto de la turoperación. Tenemos que conseguir menos turismo de masas tradicional, que el turista salga del hotel, que le dé valor a los productos kilómetro cero, que vaya a los restaurantes, que nuestros artesanos vendan nuestra cultura, que los Centros sean un valor en alza y que luego, cuando regresen a su lugar de origen, cada visitante promocione Lanzarote como algo excepcional. Depender menos del turismo de masas y más de un tipo de visitante que aprecia nuestro entorno, nuestra cultura y a nuestro César Manrique es el camino a seguir. En 2019 batíamos récords de llegada de turistas y la sensación, sin embargo, es que estábamos con una economía agotada y, cuando se iba a abrir ese debate, llegó el Covid. Entiendo que ahora tengamos la urgencia de llenar, pero no olvidemos las lecciones que nos enseñó la pandemia.

“El Covid, con todo lo malo, nos dio lecciones sobre el modelo turístico”

-Con la recuperación paulatina de la economía se ha llegado a superar la barrera de los 60.000 empleos en el primer trimestre de 2022, con más de 11.000 autónomos y 4.900 empresas activas. La tasa de paro ronda el 20 por ciento, que sigue siendo alta, pero la tasa de empleo juvenil se eleva por encima del 66 por ciento. Mientras tanto, una inversión de 800.000 euros para modernizar el Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) Zonzamas sigue sin ejecutarse…

-Tenemos una tasa de paro juvenil muy alta y, por otro lado, escuchas al sector empresarial decir que no encuentra a trabajadores cualificados. Esta contradicción lo resume todo. El Gobierno de Canarias tiene una gran tarea por delante con la Formación Profesional Dual, con una parte práctica en empresas muy elevada. Hay que formar a estos jóvenes. ¿De qué nos vale ir a un turismo diferente o diversificar la economía hacia sectores tecnológicos o de energías renovables, si no tenemos personal cualificado y los tenemos que importar? Ya que Lanzarote no tiene campus universitario, el Gobierno debería compensar con un desarrollo potente de la FP Dual en la Isla.

Comentarios

Lo del muelle de Orzola y Caleta del Cebo ya anuncia cosas chungas. En plena redacción del plan del espacio natural del archipiélago Chinijo, quieren hacer un muelle más grande. Estamos locos
Jeje, habla de dar un vuelco a Arrecife y ni siquiera se refiere al Plan de Ordenación de la ciudad, caducado desde hace más de 30 años . Otro que viene a cambiar algún semáforo y asfaltar alguna calle , poner algunas papeleras ... En fin , qué triste.
Yo, que tampoco me creo mucho de lo que dice, he de apuntar que a Arrecife no solo le hace falta un plan de ordenación, le hace más falta un proyecto de ciudad, en qué queremos convertir Arrecife. En una ciudad agradable, para pasear, para que vengan los turistas a conocer algo de nuestra cultura y disfrutar de gastronomía más auténtica, o por el contrario hacerlo una ciudad dormitorio, un gueto para los trabajadores que no puedan permitirse algo mejor. De momento Astrid apuesta por el gueto, ya veremos si alguien la hace cambiar de parecer.
Dejen tranquo Orzola y Caleta de Cebo. No lo jodan.
Quiten sus sucias manos del territorio.
Buena pinta. Nuevos aires.
Otro que está en contra del desarrollo del puerto de Playa Blanca...¿ustedes han visto el panorama que se encuentran los cruceristas que llegan a Arrecife? Vergüenza ajena de la capital que tenemos!!!
Bienvenido sea el arrimar el hombro del empresariado.
Creo que hay que darle una oportunidad, llevamos muchos años viendo cómo se cae todo, no hemos conseguido que el gob de canarias apueste por lanzarote y tampoco hemos conseguido tener buenos políticos capaces de mirar las necesidades a largo plazo de la isla. Vamos a ver si tomando partido la sociedad ( ciudadanos-empresarios o trabajadores) conseguimos más.
Creo que hay que darle una oportunidad, llevamos muchos años viendo cómo se cae todo, no hemos conseguido que el gob de canarias apueste por lanzarote y tampoco hemos conseguido tener buenos políticos capaces de mirar las necesidades a largo plazo de la isla. Vamos a ver si tomando partido la sociedad ( ciudadanos-empresarios o trabajadores) conseguimos más.

Añadir nuevo comentario