ENTREVISTA | Salvador Rueda

“El espacio público no es un espacio para el comercio como primer objetivo, sino para las personas”

Foto: Felipe de la Cruz.
Saúl García 8 COMENTARIOS 10/07/2017 - 07:23

Es biólogo, psicólogo e ingeniero ambiental. Ha diseñado planes de movilidad para ciudades como Vitoria, Quito, Buenos Aires o Barcelona, donde es el impulsor de las supermanzanas, células urbanas donde el tráfico se restringe a las calles exteriores.

- ¿La supermanzana se puede aplicar a ciudades más pequeñas y más irregulares que Barcelona?

- Sí, porque está diseñado para todo tipo de lugares. La supermanzana es la urbanización del coche, es la célula a la que tardas un tiempo similar dando la vuelta en coche que a pie. Ese es el elemento clave. Se reducen los giros y coordinas mejor los semáforos y te permite implantar una red de supermanzanas en áreas urbanas. Donde no tiene sentido es en el suburbio, en lugares de baja densidad porque solo hay viviendas, no hay espacio público ni vida, la calle sólo sirve para que llegue el coche. Donde hay ciudad es conveniente implantarla, pactado con los vecinos en procesos de participación. El problema es que los medios han sido los receptores de dinero del sector del automóvil y eso ha calado. Nos han trasladado la idea del status, de la libertad, la autonomía, a costa de muchas disfunciones que no se dicen. Estás en una ciudad colapsado y en la televisión aparece un coche en medio de la naturaleza...

- No se prohíbe el coche pero se diseña para que no sea práctico pasar...

- Sí. El coche es el artefacto más investigado de la historia, es fantástico. El problema es el mal uso y que no hay alternativas. Para reducir el número de vehículos hay que combinar un buen sistema de transporte público, de bicis eléctricas, y que todo el mundo tuviera acceso. Si no, sólo se llega al treinta por ciento, que son los que tienen edad, carné y coche.

- La falta de aparcamiento es uno de los problemas de las ciudades, y eso que están llenas de coches. ¿Siempre hay que pagar por ocupar el espacio público?

- A mí no se me ocurre bajarme a la calle mi estufa en verano porque no la utilizo en casa. El coche es un elemento privado y hay que buscar la solución para aparcar y llegar en un tiempo razonable a tu destino andando. El aparcamiento es un problema pero si queremos liberar espacio en la ciudad, y esto llegará a Arrecife, hay que ubicar aparcamientos en la periferia y dar medios para entrar a la ciudad. Eso no quiere decir que el vecino no pueda entrar, que durante un tiempo tenga su aparcamiento donde vive, pero no todo el mundo, porque hay escasez. En un futuro próximo, los vehículos serán eléctricos y lo estratégico será no poner ni un enchufe y acabarán aparcando en garajes. También se va directamente hacia el coche compartido, hacia el uso del coche, pero no de la propiedad. Ya lo hay en muchas ciudades y hace 15 años ya usé un coche compartido en Malmoe (Suecia). Todo llega y aquí también llegará.

- Habla de espacio público, pero en Arrecife, en la Avenida, se habla de zona comercial abierta, sólo se entiende la calle como el lugar donde ir a comprar.

- Eso es un error. Donde hay espacio peatonal, el número de actividades se multiplica, en todos los casos. Se llena de gente pero también de comercios. Entiendo que el espacio público no es un espacio para el comercio como primer objetivo, sino para las personas. Si uno pregunta a las empresas de publicidad, pagan por el espacio que ocupan en el espacio público en proporción al número de personas que pasan andando. El elemento clave de ventas es el flujo de personas que van a pie, que es la velocidad adecuada para fijarse en los productos.

- ¿Cómo se explica que los comerciantes quieran que los coches pasen?

- Es un problema de ignorancia en estado puro. Los comerciantes, una buena parte, son supersticiosos. Es lógico, a veces hacen cosas increíbles porque en algún momento alguien entró en la tienda y compró y tenían los dedos cruzados, por ejemplo. Ellos saben que hacen caja en esas condiciones con los coches pero no saben que la caja se multiplica por mucho cuando dejan de pasar. En Barcelona no ha habido zona peatonal sin manifestaciones previas de los comerciantes. La última fue en Mayor de Sarriá, una zona rica y al final se hizo peatonal. Que les pregunten hoy a los comerciantes qué ha pasado, porque están ganando el triple. Ahora se manifestarían si pusieran coches de nuevo. Eso nos ha pasado en tantas ciudades… Es verdad que la ciudad no se hace de un día para otro. Al principio puede haber una cierta depresión porque has tenido que hacer obras, pero es un problema de tiempo, y no muy largo. Hay una cuestión muy importante, y es que el Ayuntamiento tiene como principal competencia el espacio público, que es la casa de todos. Tiene que dirigir su esfuerzo para revitalizarlo, hacer actividades y programas hasta que el espacio funcione por sí solo.

- ¿Hablar de movilidad es hablar de urbanismo?

- Sin duda.

“Para reducir el número de vehículos hay que combinar un buen sistema de transporte público, de bicis eléctricas, y que todo el mundo tuviera acceso”

- En Arrecife hay que combinar las necesidades de los vecinos, de los turistas y de muchas personas, que no viven en la ciudad pero trabajan o vienen a comprar. ¿Cómo se combina esto?

- Hay que hacer compatible todo en el espacio público y hay espacio público cunado hay conflicto de intereses, si no, no es espacio público, por definición, pero el Ayuntamiento tiene que procurar el bien común, y eso es que el espacio esté sin contaminación, sin ruido, sin accidentes, que sea un lugar para el encuentro. Si sólo lo restringimos a un uso particular del vehículo, eso empobrece el espacio público y en consecuencia la ciudad, y lo que tenemos que hacer es enriquecerla. Las reglas del juego las debe marcar el Ayuntamiento, que debe buscar la compatibilidad en un espacio escaso, y el elemento principal es que todos tengan los mismos grados de libertad que tiene aquel que va en coche, que lo quiere exclusivo para él. Que piensen en el niño que juega a la pelota, o el que va en silla de ruedas, que en la mayor parte no puede pasar, o el carrito del bebé. ¿Estos no tienen derecho a la ciudad?¿Sólo tiene que ser para el coche? Nos hemos creído que eso es lo natural y no lo es. Hay que hacer compatible el paso de los coches con el resto de usos y derechos de los ciudadanos. Ya se ha acabado la época del coche como el rey del mambo.

- El diseño de las ciudades también lo dejamos en manos privadas y el vecino ve cómo queda su calle cuando ya está hecha. También se hacen diseños estándar, como la circunvalación de Arrecife, que parece una autopista...

- Una estupidez...

- ¿Las obras se deberían discutir más?

- La transformación del espacio público es una cosa muy delicada y no se puede hacer un corta y pega, que es lo que se suele hacer. Es muy importante el diseño, que debe ir acompañado, como objetivo, de los usos y funciones. Lo emblemático es un elemento clave y no te puedes equivocar. Aquí está uno de los maestros más importantes en los espacios, César Manrique... Ves el pueblo marinero y tiene unas dimensiones que dan idea del buen uso de ese espacio. Hay que buscar a los mejores para hacer cosas que van a permanecer durante décadas en la ciudad.

- Sobre la Avenida también hay una batalla dialéctica. Se dice que está cerrada pero sólo está cerrada al coche...

- Cerrado es cuando los grados de libertad son mínimos y eso viene por la vía de que hay un artefacto de una tonelada que va a unas velocidades inhumanas. Abierto quiere decir que se pueden hacer más cosas. El problema es que la cerrazón haga que se le dé la vuelta a esto.

8 Comentarios

A Echedey Euguenio no le gusta esto.
A ver si por una vez hacen caso a los expertos de notada experiencia como es este caso. Ahora saldrán diciendo los 4 toletes de siempre pamplinas ridículas que dan hasta vergüenza ajena. Arrecife para el peatón. Los coches a la periferia.
- ¿Cómo se explica que los comerciantes quieran que los coches pasen? - Es un problema de ignorancia en estado puro. Los comerciantes, una buena parte, son supersticiosos. Es lógico, a veces hacen cosas increíbles porque en algún momento alguien entró en la tienda y compró y tenían los dedos cruzados, por ejemplo. "Menuda perla" menos mal que no soy comerciante.
A ver si de una vez por todas todas, estos que abanderan el coche en la urbes toman conciencia y dejan de tocar las narices tanto en el ayuntamiento como en el Cabildo, esto va por todos esos señores que se manifestaron a favor de la apertura de la avenida,( la ignorancia en estado puro).
Y este señor porqué insulta gratuitamente a los comerciantes? sinceramente no me parece bien,uno no va a la casa de nadie a insultarle,entre otras cosas, por educación.
Totalmente de acuerdo con lo que dice este señor, sobre todo en la gran frase en la que dice: "Es un problema de ignorancia en estado puro." TODA LA RAZÓN del mundo
Lo que no entiendo es que quitaran los adoquines del tramo del parque nuevo. ¡ El asfalto es horrible !
No he visto en otras ciudades, ninguna zona peatonal donde circulen taxis, guaguas y vehículos autorizados a una velocidad incontrolada. Espero que no haya ningún atropello.

Añadir nuevo comentario