07
Mar
2015
Saúl García

El alcalde de Teguise, Oswaldo Betancort, firmó en Alemania, en abril del año pasado un convenio con la Fundación Achenbach, dirigida por el consultor de arte Helge Achenbach, para establecer una programación cultural de “máximo nivel”. La idea era ceder a esta Fundación el espacio del Convento de Santo Domingo para convertirlo en un museo internacional donde expondrían “artistas de reconocido prestigio” como Georg Baselitz, Gerhard Richter, Joseph Beuys, Imi Knoebel o Herbert Brandl. Betancort llegó a decir que con ese convenio Teguise se quería convertir en el referente artístico y cultural de la Isla y no ocultó que el interés del Ayuntamiento residía, además de en el ámbito cultural, en buscar fórmulas “para generar actividad económica” y atraer turismo cultural. El Ayuntamiento destacaba que la de Achenbach era una Fundación sin ánimo de lucro “donde se fomenta el conocimiento del arte contemporáneo, se facilita el desarrollo de procesos creativos y se provoca la interacción de la comunidad a través de las prácticas artísticas” y que promueve la investigación y la ensenanza. La sede de la Fundación, que se creó sólo dos meses antes de firmar el convenio, está en los apartamentos Celeste de Costa Teguise.

Sobre la figura de Achenbach, decía el Ayuntamiento que fue pionero en la consultoría de arte “al entender que era lógico que coleccionistas privados y empresas necesitaran del asesoramiento de un observador objetivo y con autoridad en la escena artística” y que su éxito se ha basado “en un instinto infalible para la calidad, pero con igual fuerza en su relación amistosa y de confianza con los artistas”. “Con la firma de este convenio, vamos a posicionar al municipio de Teguise a nivel internacional como el centro neurálgico del arte en cuanto a exposición. Tengo que agradecer a la Fundacion Hegel Achenbach porque haya mirado para Teguise y haya visto la posibilidad de convertir al municipio en el centro neurálgico del que hablo”, dijo el alcalde.

Sólo dos meses después de esa firma y esa glosa, la Policía alemana detenía a Achenbach y un juez lo enviaba a prisión provisional, donde se ha mantenido seis meses, acusado de estafar más de 22 millones de euros a los herederos de la mayor fortuna de Alemania, Bertold Albrecht, el dueno de los supermercados Aldi. El mes pasado, el Tribunal Regional de Düsseldorf le condenaba a pagar más de 19 millones de euros de multa. El Kunstpapst, o Papa del arte, colmo se le conoce en Alemania, se puede enfrentar a una pena de diez años de prisión y ha reconocido los hechos de los que se le acusa: negociar muy por encima de su precio real, la venta, para el multimillonario, de 14 obras de arte (entre ellos algunos Picasso o Roy Lietchenstein) y varios vehículos de lujo, como Ferraris o Jaguars. En total, cerca de cien millones de euros. El consultor de arte fue más allá y no sólo reconoció eso sino que confesó había inflado al menos 33 facturas y no sólo a Albretch, sino también a otros clientes como el farmacéutico Christian Boehriner, y dijo que había empezado a cometer este tipo de prácticas porque necesitaba dinero por la penosa situación económica de algunos negocios propios de restauración, según publicó el periódico alemán Der Spiegel.

El alcalde de Teguise, no obstante, no fue el único en oír los cantos de sirena de Achenbach, que primero había colaborado con los Centros Turísticos, organizando la exposición de Thomas Struth en el Castillo de San José o la VII Bienal de arte, así como exposiciones privadas en Marina Rubicón. Desde los Centros destacan que el consultor cedió las obras gratuitamente y que no tenían ningún tipo de contrato con él. No obstante sí se iba a firmar con Achenbach un convenio para explotar el futuro Museo submarino, pero finalmente, tras su detención, se firmó con el propio artista, Jaison De Caires.

La Fundación que lleva el nombre de Achenbach está radicada en Lanzarote, aunque después de su detención ha desaparecido hasta la página web. El presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, en la presentación de una de las exposiciones, fue aún más allá que el alcalde de Teguise y llegó a calificar a Achenbach como mecenas: “Es una suerte para la isla contar con un mecenas de la talla de Helge Achenbach, que quiere transformar y mejorar el mundo a través del arte” afirmó San Ginés. Según publica la prensa alemana, la empresa de consultoría de Achenbach ha ido a la quiebra y la Justicia ha dictado que se subasten un centenar de obras de arte que le pertenecen para pagar la multa. El convenio con Teguise entro en vigor el pasado 1 de noviembre y, de momento, sigue vigente.

Comentarios

Fundación radicada y fundada (valga la redundancia) en Lanzarote...por quien de Lanzarote? Quien le ha vendido a Teguise, centros y Cabildo esta moto? Hay que ser "artista" para eso.
Joder, Saúl has tenido que hacer malabares para no poner nombre y apellidos al/los culpables de este berenjenal. Enhorabuena¡¡¡

Añadir nuevo comentario