30
Mayo
2014
Saúl García

Cuando se desconocen los motivos por los que se toman las decisiones, no se está al alcance de preguntar a quien las toma y para colmo, quien las toma no se puede permitir el lujo de decir los verdaderos motivos por los que lo hace, no queda más remedio que especular. Con alguna base, pero especular al fin y al cabo.

Surge la duda de si la aprobación del estudio de impacto ambiental para las prospecciones es una provocación de Soria, un mensaje al Tribunal Supremo que tiene que fallar si anula o no los permisos a Repsol el próximo 10 de junio o un mensaje a la petrolera. Y surge la duda de si se provoca porque hay seguridad de que el Tribunal va a dar vía libre a las prospecciones, si hay incertidumbre y se intenta inclinar la balanza o incluso si se tiene casi la certeza de que se van a anular.

Veamos:

Si el ministro tiene la seguridad de que todo está atado y bien atado en el Supremo y decide anunciar la declaración de impacto ambiental para festejar el Día de Canarias, coincidiendo con el día en que el Congreso vota su posible suspensión y anunciando, un hecho insólito, que se ha hecho una declaración de impacto ambiental en rueda de prensa por parte del secretario de estado de medio ambiente, Federico Ramos, en Madrid... Si esto es así, piensen ustedes el calificativo para el ministro. Pero no lo escriban.

Si el ministro no tiene claro qué es lo que va a decir el Supremo, si tiene serias dudas, tendría su lógica mandar un mensaje al Tribunal para que se le vayan aclarando las ideas y para decirle que si el ministerio de medio ambiente no ve pega alguna, cómo van a ser ellos quienes las vean. Si esto es así, sumemos a la provocación, la presión al poder judicial.

Y por último, si al ministro le han informado de que se va a tumbar la autorización porque finalmente y en buena lógica, no se da por válida esa suspensión de una de la diez zonas tramitadas como Lugar de Interés Comunitario que el propio ministerio paraliza para que no afecten a las prospecciones (en lugar de parar los sondeos para que no afecten al LIC). Si esto es así, lo que estaría haciendo Soria es decirle a Repsol: “Señores, hemos hecho lo que hemos podido hasta el último minuto y han sido los jueces los que lo han frenado, no nosotros, así que no nos lo tengan en cuenta”.

La solución: el 10 de junio. Hagan sus apuestas, y recuerden que hasta que no se empiece  a perforar, se puede parar.

Feliz Día de Canarias.

Comentarios

Soy contrario a los "juegos de azar" y a las "porras" del tipo que sean. La única respuesta posible es la movilización popular contra los promotores políticos y el boicot a Repsol hasta las últimas consecuencias.
Flaneur. El mejor boicot es dejar de poner gasolina en los coches, dejar de utilizar plásticos, dejar de consumir agua que se desala con gasolina...Somos una comunidad dependiente del petróleo que no quiere que se lo extraigan a las puerta de su casa. Somos una comunidad con un doble rasero a la que le da igual las extracciones hasta que nos las querían hacer ahí en frente, le daba igual las mareas negras, los chapapotes en Alaska..., hasta ahora. Desengañémonos, hemos decidido vivir como lo estamos haciendo y ahora pagamos las consecuencias y quedamos deslegitimados para ejercer alguna acción, más que la pataleta y alguna manifestación a las que llegamos en nuestros coches de gasolina, duchados con agua desalada con gasolina. No creo que el boicot que sugieras pase por comprarle a la Shell y no hacerlo a Repsol. Sería ridículo.
No voy a proponer más ideas "incendiarias"...no sea que me enchironen. Mire, Espectador, en esto de la dependencia energética no hay que actuar con criterios cortoplacistas. Lo explica muy bien un señor que es licenciado en Ciencias del Mar y educador ambiental, hoy, en otro medio. Cito: Chris Field, copresidente del Grupo de trabajo II del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) durante el Quinto informe sobre cambio climático, impactos, adaptación y vulnerabilidad llevado a cabo por este mismo grupo en marzo de 2014, afirmaba que “con niveles elevados de calentamiento por el aumento continuo de las emisiones de gases de efecto invernadero, será difícil controlar los riesgos y aunque se invierta de manera significativa y continuada en la adaptación, nos encontraremos con limitaciones”. En este informe también se revela que solamente 90 entidades (compañías, empresas de propiedad estatal y estados) han generado el 63% de las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro planeta. Fin de la Cita. El coste que va a tener este cambio climático propiciado por los hidrocarburos en mayor parte, lo pagarán las futuras generaciones. Hay que tener el valor de decir no, ahora.
Estoy totalmente de acuerdo contigo. Ninguna discrepancia. No hay que apelar a lo que digan los sabios. Hay que parar ya. Pero nada me dices de la sociedad que ha decidido vivir como vive , ignorando las catástrofes de la dependencia energética de los recursos fósiles por un lado, y por otro, del daño al medio durante las propias extracciones. Insisto, acomodados, pero que la mierda se la endilguen a otros, lo más lejos posible. Paulino está deslegitimado, al igual que los presidentes de los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura, en tanto no pongan medios para cambiar el modelo. En lo que nos tiene aquí me resultan unos oportunistas, echándole un pulso al, en este asunto, impresentable Soria. Yo digo "no", ahora, pero no tengo administración a qué mirar, ni vecino en el que reconocerme, para parar ya.
Esa impotencia nos embarga a todos. La falta de democracia es la causa y el desaliento uno de los síntomas. Pero hay signos de buen augurio que vienen de las recientes elecciones. La ciudadanía de a pie empieza a movilizarse inaugurando nuevas maneras de ejercer la democracia. Si la sociedad no toma conciencia, peor para ella.Una de las consignas mejor fundamentadas del ecologismo es la de "caminar con ligereza sobre la Tierra". Es imposible hacerlo con el automóvil, por ejemplo. Cada vez que un ciudadano se desplaza en medios motorizados, arrastra consigo un "equipaje" de 5.500 kg. La mitad de la energía final consumida en España se destina al transporte. En Lanzarote, donde hay una aberrante relación de habitantes/coches el problema es agudo, como todo el mundo sabe.
¿Deslegitimados, entonces?

Añadir nuevo comentario