14
Ago
2015
Saúl García

A pesar de los años, de las noticias, de las cosas que ocurren en esta Isla, y de las que se dicen, aún sigue habiendo espacio para la sorpresa. El Ayuntamiento de Tías paralizó las obras del delfinario del Rancho Texas el pasado mes de diciembre porque no tienen licencia y abrió un expediente sancionador que dejó caducar sin sanción alguna. En febrero, un agente de la Policía Local levanta acta de que los trabajos de excavación se siguen realizando, y el Ayuntamiento ni sanciona ni ordena parar de nuevo. No sabemos por qué. En junio, Podemos y Ganemos denuncian que las obras siguen y entonces el Ayuntamiento precinta. Esta misma semana detectan que se sigue trabajando y vuelven a ordenar otro precinto.

Además de esto, el Ayuntamiento sabía que otras instalaciones dentro del Rancho Texas tampoco contaban con licencia, y lo sabía, entre otras cosas, porque la propiedad había presentado un proyecto de legalización de lo existente. El Ayuntamiento, tampoco se sabe por qué, no abrió ningún expediente sancionador sino que envió el proyecto al Cabildo para que concediera o no la calificación territorial, ya que las obras son en suelo rústico.

Podemos y Ganemos se reunieron esta semana con el alcalde de Tías, Pancho Hernández, y después de la reunión, hicieron declaraciones a los medios explicando la situación. Y estando así la situación, lo que hace el Ayuntamiento de Tías es enviar una nota a los medios de comunicación, no para aclarar por qué han tenido que venir a obligarles a parar las obras o por qué han dejado caducar el expediente sancionador o cómo es posible que se presente un proyecto para legalizar lo ya existente. La nota es para aclarar “las últimas declaraciones de los representantes de Podemos y Ganemos sobre las obras del Rancho Texas”.

La sorpresa no acaba ahí porque el resultado de la nota aclaratoria es que no aclara nada. Dice que hay una resolución judicial que “solicita el levantamiento de la orden de precinto de las obras y no afecta al decreto de paralización de las mismas” y que “las afirmaciones que realizan los representantes de Podemos y Ganemos, y que ponen en boca de este alcalde, no se ajustan a la realidad, ya que la resolución judicial solicita el levantamiento del precinto, pero no resuelve continuar con las obras”, por lo  que no se entiende por qué se dejó continuar con las obras. En fin, que sigue habiendo muchas dudas, pero tampoco las vamos a poder aclarar porque “el grupo de gobierno municipal ha acordado no realizar más declaraciones a los medios de comunicación hasta que no se resuelva el asunto que está en los tribunales”.

Es decir, que el Ayuntamiento aclara lo que dicen otros pero no lo que hacen ellos mismos. Curiosa modalidad.

Comentarios

Añadir nuevo comentario