Carmelo León González, ULPGC

“La industria turística aún no entiende que si tienes una fábrica debe estar amortizada en 50 años”

Saúl García 1 COMENTARIOS 23/09/2013 - 06:33

Carmelo León, catedrático de Economía aplicada, impartió esta semana en la Escuela de Turismo la lección inaugural “La innovación turística desde la necesidad del desarrollo sostenible”. Asegura que “el desarrollo necesita de la innovación y la creatividad para que las experiencias turísticas se adecuen a los cambios en el sector”.

—¿La innovación de incidir sobre el producto turístico, el modelo energético...?

—En todos los ámbitos. En el turismo funciona un maridaje entre lo privado y lo público. Muchas veces se piensa que la innovación solo debe ser en nuevas tecnologías o nuevos conocimientos, pero también consiste en cómo se relacionan el sector público y el privado.

—Parece que hay consenso en que el turismo de sol y playa está en decadencia y el turista demanda algo más. ¿El camino es ofrecer paquetes turísticos especializados?

—Es importante conocer las preferencias de los turistas porque no podemos diseñar nuestro espacio sin pensar cómo lo quiere el turista, que es el que lo va a disfrutar. La dinámica turística es muy volátil, aparecen nuevos destinos y productos continuamente porque el desarrollo económico del mundo hace que no conozcamos el potencial de turistas, y si no seguimos con la innovación entramos en pérdida de competitividad. No se trata de innovar hoy sino de innovar continuamente.

—Pero haciendo caso exclusivo al turista se corre el riesgo de llegar a una ‘dictadura del turista’ y de llevar a cabo, por ejemplo, iniciativas como campos de golf o parques temáticos, que pueden ir contra la línea del desarrollo sostenible...

—La planificación turística debe ser integrada por todos los agentes, no tiene que ser una dictadura sino un diálogo. En todas las decisiones hay costes y beneficios. No sólo se trata de hacer o no hacer sino de cómo hacerlo y eso implica que los impactos pueden ser diferentes. Innovar no significa sólo meter cemento sino que se puede aplicar el conocimiento, que el turista valore más el destino sin ofrecerle grandes infraestructuras.

—¿Quién debe liderar el proceso de innovación?

—Debe ser concertado, con una interlocución social. Hay que tener en cuenta lo que quiere el turista y anticiparnos. La industria turística aún no ha entendido que si tienes una fábrica, tiene que ser estar amortizada en cincuenta años y tienes que tener el capital para reponer esa fábrica. Así ocurre en la industria automovilística y otros sectores. ¿Por qué no ocurre en el turismo?

—La materia prima del turismo es el territorio...

—Sí, pero el territorio también es un recurso renovable. Si tiramos toda la planta alojativa aparecen de nuevo los recursos naturales. Algunos destrozos se pueden recuperar.

“Si los impactos del petróleo no son controlables, las prospecciones no son compatibles ni con la residencia”

—Habla usted de más  participación. Es decir, las prospecciones petrolíferas serían aceptables si la gente estuviera de acuerdo, pero mayoritariamente está en contra.

—Pues entonces no se puede hacer. Hay preferencias en la sociedad de destino, de los turistas o de los inversores, y hay que ponerlas en conjunto a través del diálogo.

— ¿Cree usted que es compatible el turismo con el petróleo?

—En el Instituto no lo hemos estudiado. Sin tener números sobre la mano, si los impactos no son controlables y el riesgo es no asumible, no sería compatible pero ni con la residencia, no tiene sentido. Vivimos del mar y el mar tiene que estar limpio para que tengamos bienestar por todos sus recursos.

 

1 Comentarios

Como que el territorio es un recurso renovable?... Curioso

Añadir nuevo comentario