08
Sep
2017
Saúl García

Es preferible tener unos representantes públicos que solucionen los problemas y den las explicaciones justas a otros que hagan un alarde de justificaciones pero que arreglan poco, o incluso que provocan esos problemas. El presidente del Cabildo es de estos últimos. Es capaz de dar interminables ruedas de prensa en las que presenta documentos, facturas, grabaciones, pasear sus explicaciones por los platós, escribir en su muro de Facebook y enviar artículos de opinión… en los que, con claros síntomas de una manía persecutoria, casi siempre dibuja una conspiración latente contra “su figura” o “su persona”. Y aunque los ciudadanos se merezcan explicaciones, lo que más demandan de sus representantes públicos es que solucionen el problema, no que les cuenten por qué no lo solucionan.

El presidente está poco capacitado para el acuerdo (a no ser que tenga una imputación pendiente, como en el caso de Montaña Roja), y menos aún para llegar a un acuerdo con los trabajadores de los Centros Turísticos. Son viejos enemigos desde 2003 y San Ginés no ha pasado página desde el encierro de los trabajadores en aquel año. Desde entonces siempre ha sobrevolado la sospecha de la privatización, y las sucesivas propuestas de San Ginés no han hecho más que confirmarla. En 2011, en el mismo texto en que negaba que quería privatizar los Centros y proponía crear dos entes distintos, uno para las entradas y otro para los restaurantes, decía esto: “Ninguna administración moderna del mundo, sea de derechas o de izquierdas, gestiona los restaurantes o cafeterías con que cuentan sus instalaciones públicas de nueva creación de manera directa. Y por tanto, ésta que en circunstancias normales sería la opción natural y aconsejable, tampoco es una fórmula descartable para la gestión de la EPEL II”. Hay que recordar que, según él, la gestión del agua no se privatizó sino que sigue en manos públicas gestionada de forma indirecta.

La huelga no es una huelga política. Todas las huelgas que afectan a una sociedad en su conjunto, y esta lo es, acaban teniendo efectos políticos. El PSOE hubiera abandonado el gobierno dentro de uno o dos meses, cuando se abra juicio oral a San Ginés por Montaña Roja, como hizo con Montelongo en Arrecife. Sólo ha aprovechado un momento más oportuno para abandonar un pacto que no tenía que haber firmado. No es una huelga política pero a otro presidente no le hubiera pasado. En primer lugar porque sabía desde que se firmó el convenio que iba a haber conflicto con los puntos con los que ha habido conflicto. Estaban advertidos. Los trabajadores reclamaron el dinero que consideraban que les pertenecía y les dijeron que fueran a los tribunales. Fueron, ganaron y no les pagaron. Dijeron que iban a ir a la huelga y les dijeron que fueran. Y fueron.

La huelga no es una huelga política. Todas las huelgas que afectan a una sociedad en su conjunto, y esta lo es, acaban teniendo efectos políticos

Si en algo se han equivocado los trabajadores es en plantear una huelga indefinida desde el principio por una reclamación de cantidades. Una respuesta desproporcionada en la que han perdido todos y de la que lo único positivo que sale es la constancia de que los Centros son, sin duda, la piedra angular del turismo de la Isla, frente a otros experimentos que quieren convertirla en un destino vulgar pero rentable para una minoría. Y en otra cosa: pensaron que San Ginés no entraría al trapo. En política hay que intentar librar tus propias batallas y librarse de aquellas que les interesan a los demás, y San Ginés, a pesar de llevar casi veinte años en el Cabildo, aún no ha aprendido eso. Su lógica es una lógica de enfrentamiento no selectivo: con los funcionarios que no le gustan, con la prensa (que no le gusta), con su propio partido, con sus socios, con la oposición, con otras instituciones...

En sus artículos (ya son un género en sí mismo) queda clara su visón: habla de “operaciones de derribo”, “guerra de tronos” (debería decir juego), “control (no gestión) de empresas públicas”. Y sobre todo habla de manipulaciones y manipulados: todos los trabajadores están manipulados por Barreto (más Podemos), todo el PSOE más la oposición por Espino, los ciudadanos por los medios y la estrategia de todos por un despacho de abogados. O bien Coalición Canaria es el único partido en que sus afiliados piensan por sí mismos o bien es que retrata la situación a su imagen y semejanza. En todo caso, con estas explicaciones no solicitadas y esas teorías/profecías, ya no queda claro si es el editorialista de Lancelot o es Lancelot quien le marca la pauta para sus artículos.

7 Comentarios

Manías persecutorias de unos contra otros, cada uno con su propia prensa y quien lo sufre son los conejeros. Los CACTS debería dar dinero para tener una mejor sanidad, pero se emplea en comprar votos a precio de altas en la SS y de mejoras en convenios ya de por sí ventajosos. 50 días de vacaciones al año no lo tienen ni en Canadá en 4 años
Y este artículo tiene tanta manía persecutoria, como la pueda tener Pedro. Es cuestión de gestión y quienes puedan ver las prebendas obtenidas antiguamente vera que eso si es preocupante. Los beneficios para la isla, no para algunos enchufados
Lo que no me explico es con toda la clientela que visita nuestros centros turísticos durante todo el año que son millones, como es posible que digan que van mal y hay pérdidas? , si es para generar millones. Aquí algo esta pasando y no me extrañaría que en breve se investigue.
Más vale una vez colorado que ciento amarillo. Se debe entregar ya la gestión de los bares y restaurantes a empresas privadas eficientes bajo condiciones exigentes y acabar de una vez con esta mamandurria basada en el chantaje y el abuso de unos empleados que se han convertido en dueños y señores de algo que no les pertenece.
Al frente de una institución insular debe estar una persona con gran capacidad de consenso y persuasión, más aún cuando existe la fragmentación política actual en el pleno. Por eso un personaje como el actual presidente (siempre metido en broncas con propios y extraños) el cabildo está atascado desde hace una década (no se aprueba el PIOT -una responsabilidad que asumió personalmente el presidente-; no se ha podido aprobar el Plan de Ordenación Turístico; no se alcanza consenso para sacar adelante el Plan de La Geria; las actuaciones con el consorcio están judicializadas; los centros turísticos en el mayor conflicto de su historia ...) ... San Ginés lleva demasiados años en el Cabildo (casi 20) y ha convertido el cargo en un oficio que es lo en realidad defiende ahora con uñas y dientes porque si lo sacan de ahí (las urnas o la justicia) no sabría hacer otra cosa porque no ha hecho otra cosa en su vida.
Se ve D. Samuel que es amigo suyo también.... Desde luego con textos como el suyo ya no caben dudas de que algo de razón le dan ustedes (los del otro bando) a San Ginés y cia. Hay que dejar de mirarse el ombligo y ser un poco más serio en el trabajo, porque como usted dice una huelga indefinida por cantidades ganadas en un pleito cuya sentencia se puede ejecutar y no hay que destrozar la imagen de la isla ni mermar los ingresos de los centros por las prebendas y privilegios de unos pocos, no es precisamente defender el interés general y buscar el consenso, y eso, precisamente es lo que han hecho los trabajadores de los centros con el psoe aplaudiendo.
moción de censura ya

Añadir nuevo comentario